CONTRAFUEGO … “Unidos, hazmerreir de la temporada” por Aurelio Ramos Méndez

CONTRAFUEGO … “Unidos, hazmerreir de la temporada” por Aurelio Ramos Méndez

Que se burlen de los desfiguros aliancistas contra el gobierno federal los de la 4T, pasa; pero que quienes se rían de la oposición sean sus voceros oficiosos…, eso, como diría el clásico, ya calienta.

Fue lo le ocurrió al empresario Claudio X González al hacer un nuevo anuncio de conformación de un bloque opositor.

Así se mofó el periodista Joaquín López Dóriga:

“Es el mismo grupo de Sí por México con otro nombre, Unidos. Sus organizadores, los mismos. Lo lanzaron ayer y dijeron que ante el fracaso del gobierno la oposición se reunía para derrotarlo.

“El problema es que parten de un supuesto mañoso: fracaso del gobierno, sí, pero el fracaso fue de su VxM. Y con los mismos y haciendo lo mismo, terminarán haciendo lo mismo. Nada diferente, pues. ¡Ah! sí, el logo”, se solazó en el pitorreo el comunicador consentido de la derecha.

Ciro Gómez Leyva, que ha hecho de golpear al obradorismo su deporte preferido, informó con sorna en Radio Fórmula sobre el surgimiento del bloque: “Nace ‘oootro’ frente contra AMLO”.

Luis Cárdenas, en El Universal, afirmó que los mexicanos tenemos “un gobierno de cuarta y una oposición de quinta”, a cuyos integrantes les espetó: “Están derrotados y aún no se dan cuenta del tamaño de su fracaso”. 

Se puso juarista el columnista y zamarreó a los de quinta: “…una verdad que arrastran dolorosamente: moralmente derrotados, ¿miden el peso de esa frase?”.

Hasta Juan Ignacio Zavala dejó ver su herida elocuente y arremetió en contra de los promotores del nuevo membrete –en particular Gustavo de Hoyos–, con lo cual demostró que unidos, lo que se llama unidos, los antipejistas no lo están. 

“Personajes como el señor De Hoyos son de gran utilidad para el señor Peje. Ahora fundó, con sus amigos de siempre, una asociación como las mismas de siempre, con los mismos objetivos de siempre y que tendrá el resultado de siempre: el fracaso”, dijo el cuñado de Calderón.

En el punto más alto de la comicidad, la presentación del bloque tuvo ribetes desopilantes. En el Estado de México brotaron protestas por el plagio del nombre Unidos, que, debidamente registrado ante el INE, corresponde desde 2020 a una agrupación filomorenista. Es decir, diferente, ¡ni el logo!

De mayor calibre fueron los sarcasmos desde el gobierno y Morena… 

El Presidente López Obrador se regodeó en la chunga: “Es la UFC, Unidos con Fuerzas Conservadoras”. Gerardo Fernández Noroña recomendó que el nuevo grupo debería llamarse Podridos. Epigmenio Ibarra comentó que “los coletazos de Claudio X. González son cada día más patéticos”.

Tan ridícula resultó la situación que el expresidente del PAN, Carlos Medina Plascencia, se sintió en la obligación de hacer autocrítica.

Dijo que “el resultado electoral en 2018 no se explica sin los errores y excesos de gobiernos que no supieron enfrentar con éxito los desafíos del presente”. 

Que, “esos gobiernos no pudieron abatir la pobreza, disminuir la corrupción y establecer la paz en todo el país”.

Y lanzó esta dura reprensión: “Somos también responsables de lo que no se hizo bien y enfrentamos el desafío de corregir el camino”.

Las burlas eran de esperarse. Estamos no ante una nueva coalición, sino ante un esfuerzo de resurrección, cuya estampa más emblemática podría prefigurarse con Claudio X., diciendo: “Alianza, levántate y anda”. 

Unidos es ¡el séptimo membrete de “cohesión” opositora de la temporada! Armado con la morralla política, lo que sobra del elenco, personajes que entre todos no hacen un caldo de ideólogo o estratega. 

Este nuevo bloque, en efecto, también está destinado al fracaso. Porque resulta muy difícil remontar el descrédito, pues los mexicanos recuerdan bien lo que fueron los gobiernos del PRI y el PAN.

Recuerdan, con singular viveza, la resistencia de los actuales opositores para tratar de evitar su desplazamiento del poder. 

Los malquerientes del Jefe del Ejecutivo están siendo ahora víctimas de sus propios chanchullos, trácalas, abusos y mentiras.

Se oponen a un gobierno que no es ni con mucho lo que él mismo se considera; pero, sí, mejor de lo que teníamos.

Y el sólo hecho de que los adversarios de la 4T se ocupan hoy de la manera de ganar las elecciones en 2024 desmonta una de sus patrañas capitales.

¿No nos dijeron que el tabasqueño era un Chávez, que llegaría a la Presidencia para cambiar la Constitución y eternizarse en el poder?

¿Qué atentaría mediante confiscaciones y expropiaciones contra la propiedad privada, el patrimonio de empresas y familias, y que México sería otra Cuba o Venezuela y le declararía la guerra a Estados Unidos?

Honradamente, ¿alguien ha visto que López Obrador es “un peligro para México”?

La mentira, potenciada por los medios pero identificada sin dificultad por los ciudadanos, ha guiado la estrategia opositora.

Y en esta tesitura, frente al desatino de tomar a la gente por estólida, no hay alianza que valga.

Un botón de muestra más que desmonta otra falacia: ¿Dónde está hoy la falta de contrapesos, aquella por la cual, alharaquientos, dirigentes de oposición y líderes de opinión alertaron en los inicios del sexenio?

Duros de moralizar, los rivales de la 4T persisten en la mentira. En el repulsivo puchero Unidos flotan panistas disfrazados de apartidistas, pero en el fondo del perol se esconden impresentables dirigentes del PRI, PAN y PRD.

El lugar protagónico lo ocupan políticos de bisutería, colilargos cuyas trapacerías son harto conocidas en el Poder Legislativo y otros ámbitos. Más temprano que tarde serán expuestos en el tendedero.

BRASAS

Las fuerzas del Congreso iniciarán esta semana el análisis de la iniciativa presidencial de reforma constitucional y legal en materia política. Vienen nueve meses de rudos forcejeos.

Arrancarán sin coincidencias más que declarativas en el objetivo central de reducir el desorbitante costo de nuestra democracia, con objeto de que deje de ser la más cara del mundo, y atender así una clamorosa exigencia ciudadana. 

De acuerdo con cálculos oficiales, la reforma podría propiciar de entrada el ahorro de 24 mil millones de pesos, susceptibles de ser usados en beneficio de la gente no para engordarle la cartera a nuestra clase política cebada en oro.

El proyecto plantea modificar 18 artículos de la Carta Magna, el más llamativo reducir el descomunal financiamiento público a los partidos –y para ello darles dinero sólo en tiempos de campañas–, único punto en que se observa un peculiar criterio unificado: que se haga la voluntad de dios en los bueyes de mi compadre.

Es decir, las bancadas legislativas están de acuerdo en quitarles dinero a todos los institutos políticos… menos al propio. 

Lo cual incluye al partido del gobierno, Morena, cuyos dirigentes hacen la pantomima de promover el recorte, porque… ni modo de decirles la verdad a los mexicanos, que las cúpulas vividoras todas del erario no quieren poda. Como todas las adicciones la dependencia del dinero no se quita de un día para otro.

Lo dijo clarito el diputado morenista Hamlet García Almaguer:

Morena se mantiene firme en que se elimine el financiamiento mientras no haya campañas, “pero si otras fuerzas dicen que están de acuerdo solamente en reducir, yo creo que nosotros vamos a acompañar”.

Ejecutó bien la farsa de culpar a los de la oposición. “Están muy rejegos en el tema de la eliminación total del financiamiento mientras no haya proceso electoral”, dijo.

A la luz de los arreglos facilitadores de una nueva mayoría en el tema de la Guardia Nacional, la reforma política recibirá luz verde con relativa facilidad. Por mandato constitucional los cambios deberán quedar listos 90 días antes del inicio del proceso electoral 2024; o sea, a más tardar en septiembre de 2023.

Para entonces los legisladores tendrán que hallar acuerdo en asuntos tales como cambiarle el nombre al INE, eliminar los órganos electorales locales, reducir el número de consejeros electorales y elegirlos de manera democrática; achicar las cámaras de diputados y senadores, transformar el tribunal.

Corresponderá a los ciudadanos estar ojo avizor para reconocer a tiempo y rechazar con contundencia las imposturas y marrullerías de los partidos, pues llegó el momento de alzarles la canasta.   

———————–

¡Por fin le tocó una de cal a Alejandro Alito Moreno! Con la justicia resoplándole en la nuca, cosechó aplausos al conocerse que no cedió a chantajes de la periodista Adela Micha. 

“Necesito que me apoyes. Estoy tronando, mi gente, todo”, le pidió al priista la glamorosa comunicadora, de acuerdo con un audio filtrado por Layda Sansores. “Que me apoyes”, obvio, significa “que me des dinero”.

Micha le dijo, además, “no podemos dejar que desaparezca esta plataforma”, o sea su programa radiofónico. Del cual, jactanciosa, le aseguró mentirosamente que “se ha colocado súper”.

Y, con un franco disparate, siguió vanagloriándose, sin ponerse colorada: “Es de las únicas voces plurales”. Como quien dice, “las únicas”, son legión.

Luego, machacona, Micha insistió en su solicitud de dinero: “No tengo nada para pagar, nada”.

Al difundirse el audio, la periodista se defendió de un modo inverosímil, parapetada en la libertad de expresión. Dijo que se trata de una grabación truqueada y que sufre una venganza de Layda debido a dos editoriales que le dedicó, criticándola.

Documentos de las áreas financieras y de comunicación social del PRI narran otra historia. La de una periodista regiamente consentida desde hace lustros por el PRI, con recursos de todos los mexicanos. De esos que, en buena hora, busca cercenar la reforma política.

De seguro, al ventilarse las tribulaciones de la comunicadora, más de uno habrá pensado que si no hay dinero para la nómina, lo que procede es vender las botas, el depa en Acapulco, la camioneta de superlujo, el glamur chocante con el genuino periodismo. En suma, abandonar la costosa faramalla, sobre todo si es con cargo al erario.

En todo caso, punto para Alito.

RESCOLDOS

Esquirolaje. Este fue el papel que cumplió en 2006 la hoy senadora por Movimiento Ciudadano, Patricia Mercado. Al menos así lo denunció el Presidente López Obrador. Precisó que Mercado ayudó al PAN de Felipe Calderón en el fraude” electoral de aquel año. “Para quitarnos (apoyo) de mujeres la impulsaron a ella y sacó como 1 millón de votos”, dijo, y recordó que la diferencia “por la que supuestamente ganaron (Felipe Calderón) fue de 240 mil votos…”

Tan bajita está la vara de la candidatura a la Presidencia, que en la fritanga opositora rebullen 42 aspirantes destapados por López Obrador. Ninguno con espolones para gallo y menos con estatura de estadista. No está mejor el partido oficial, donde Amlo ya subió al microbús a Ricardo Monreal y Gerardo Fernández Noroña. Entre todos no hacen un caldo de Jefe de Estado. Obscuro horizonte para nuestro país…

Dentro de una semana, el 24, se reunirán los gobiernos de Colombia y México para abordar las denuncias de maltrato a viajeros colombianos y el aumento de inadmisiones de esta nacionalidad por autoridades migratorias mexicanas. El problema ya lleva meses en el aire. De acuerdo con cifras oficiales, hasta septiembre México les había negado el ingreso a 21.829 nacionales del país sudamericano, quienes supuestamente cumplían con todos los requisitos migratorios. La cifra es tres veces mayor a la del mismo periodo en 2021, cuando 5.238 colombianos fueron inadmitidos al llegar a México…

¡Si es su juicio muchos legisladores son insufribles, es cosa de imaginar cómo son dopados! La diputada federal de Morena, María Clemente, fue captada fumando marihuana en inmediaciones de la Cámara baja. Se reunió con promotores de la hierba, quienes se manifestaron en San Lázaro y hasta sembraron cannabis en los jardines de la Cámara. Dirigentes de los manifestantes demandaron que las Fuerzas Armadas no incineren cultivos de la droga, susceptibles de ser usados con fines médicos y de investigación.

 

……………………………………………………………………

 

 

CATEGORIES
Share This
error: Este contenido está protegido!!