Trasladan 398 reos de Cieneguillas a otras prisiones; una de Oaxaca 

Trasladan 398 reos de Cieneguillas a otras prisiones; una de Oaxaca 

Armados con equipos antimotines, además de extintores, balas de goma, bombas de gas lacrimógeno y el apoyo de camiones cisterna de bomberos, 2 mil integrantes de la Guardia Nacional, Ejército Mexicano y las policías Estatal Preventiva, Vial y Ministerial, tomaron la noche del lunes el control del penal de Cieneguillas, en la salida noroeste de la ciudad de Zacatecas.

El objetivo del operativo, que comenzó la noche del lunes y se prolongó durante más de 12 horas, fue ejecutar una instrucción del gobierno federal para sustraer del sitio a 400 reos –presuntamente pertenecientes a diferentes grupos de la delincuencia organizada– y trasladarlos a cinco prisiones federales ubicadas en Chiapas, Michoacán, Durango, Coahuila y Oaxaca.

La maniobra empezó alrededor de las 8 de la noche del lunes, con el despliegue de efectivos del Ejército Mexicano fuertemente armados en los alrededores del penal de Cieneguillas, y la ocupación de los puestos de control y barracas en los alrededores del centro penitenciario. Acto seguido, arribaron integrantes de la Guardia Nacional en decenas de camiones y vehículos ligeros para reforzar el cerco.

Asimismo, en un centenar de patrullas, policías estatales arribaron al sitio alrededor de las 9:30 de la noche, cuando se activó el “botón de pánico” del penal y la alerta se difundió automáticamente por todos los radios Matra de las corporaciones locales, ya que los reos se amotinaron y amagaban con fugarse.

Identificados eufemísticamente por las autoridades como “personas privadas de la libertad”, los prisioneros dificultaron seriamente a militares y policías la acción de traslado, al amotinarse y enfrentar a los uniformados con piedras y palos, y provocando incendios con colchonetas y cobijas, hasta la mañana de este martes, cuando se les controló, con un saldo de cuatro reos heridos de consideración, que fueron trasladados en ambulancias a un hospital para ser atendidos.

Encabezó el operativo Arturo López Bazán, ex director general de Inteligencia Operativa de la Guardia Nacional y actual titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Zacatecas, quien tiene siete meses en el cargo.

Así, luego de ser sometidos coactivamente en los patios, diferentes celdas y cañones, 398 reos fueron trasladados de forma escalonada en 12 autobuses al Aeropuerto Internacional de Zacatecas, resguardados por cientos de militares y policías. Desde ahí, en aeronaves de Fuerza Aérea Mexicana, se les trasladó a distintos penales federales.

En enero de 2020, el gobernador Alejandro Tello Cristerna hizo un llamado al gobierno federal para que “se llevara a los reos” –presos por delitos del fuero federal– del penal de Cieneguillas, donde hasta el lunes había una población de mil 150 internos. El mandatario zacatecano afirmó que este centro de reclusión se había convertido en una “bomba de tiempo” por las constantes riñas, motines y fugas de reos durante más de una década, desde aquella nada célebre evasión de 53 integrantes del cártel de Los Zetas por la puerta principal del penal, el 16 de mayo de 2009.

 

Esta nota originalmente se publicó en La Jornada

 

Share This
error: Este contenido está protegido!!