Piden perdón diez militares de la dictadura chilena condenados

Piden perdón diez militares de la dictadura chilena condenados

Santiago de Chile. Diez militares y ex agentes de seguridad chilenos condenados por delitos de lesa humanidad que cumplen sentencias en la cárcel especial Punta Peuco pidieron hoy perdón durante una ceremonia ecuménica efectuada al interior del recinto y a la cual asistieron otros 110 reos.

El capellán de Punta Peuco, el anglicano Pablo Alvarez, informó al término de la ceremonia privada, que se prolongó por cien minutos y sin acceso a la prensa, que cada uno de quienes pidieron perdón leyó un mensaje redactado personalmente.

Explicó que pidieron perdón “por todo el daño causado”, lo que calificó como un gran comienzo.

En las afueras del penal, en la periferia norte de Santiago, se manifestaron familiares de detenidos desaparecidos y ejecutados políticos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), quienes denunciaron que la ceremonia de perdón fue un montaje que apunta a la impunidad y “a una reconciliación forzada”, como afirmó la dirigente Alicia Lira.

“Este es un montaje que han hecho para que los victimarios se victimicen. Nosotros tenemos la dignidad de decir que no tenemos odio, pero sí queremos la verdad total y eso no se hace con liturgias ecuménicas”, agregó Lira, dirigente de la agrupación de familiares de ejecutados políticos.

El sacerdote católico Mariano Puga precisó que durante la ceremonia “quedó muy claro, con el evangelio que se leyó y con lo que hemos hecho, que no puede haber perdón si no hay reparación y aporte a la Justicia”.

El sacerdote católico Fernando Montes, por su parte, dijo tener más esperanza ahora que cuando ingresó a la ceremonia. “Esta es una oportunidad para que algo que estaba dormido, de alguna manera, sea puesto en marcha y que tal vez quienes tengan información puedan darla y hacer avanzar el asunto”, aseveró.

A la ceremonia también llegó Solange Robert, vocera de la agrupación “Hijos y Nietos Prisioneros del Pasado”, que agrupa a familiares de los reos de Punta Peuco. Robert dijo que buscan cerrar un tema que también los ha afectado en sus vidas personales.

Casi simultáneamente, familiares de víctimas de la represión marcharon frente al palacio de La Moneda, sede del gobierno, gritando “no hay justicia, no hay verdad, solamente impunidad” y exigiendo el cierre de la cárcel Punta Peuco, a la que calificaron como “hotel de cinco estrellas”.

“Ahora, ahora, resulta indispensable, que la justicia juzgue y castigue a los culpables”, fue otra consigna voceada frente a la sede de gobierno Entre los manifestantes estuvo Roberto Márquez, cantante del conjunto musical Illapu, quien sostuvo que “tienen que estar en cárceles los genocidas. No les creo nada su perdón. Tienen que estar en una cárcel verdadera”.

Con información de La Jornada

Share This
error: Este contenido está protegido!!