No es suficiente el alto al fuego en Gaza: ministro de Exteriores palestino

No es suficiente el alto al fuego en Gaza: ministro de Exteriores palestino

El ministro de Asuntos Exteriores de Palestina dijo que el alto al fuego en Gaza les dará una noche de tranquilidad este jueves a 2 millones de palestinos; sin embargo, considera que “no es suficiente en absoluto”, pues se deben abordar los difíciles problemas del futuro de Jerusalén y lograr un Estado independiente.

Riad Al-Malki declaró, en una reunión de emergencia de la Asamblea General de la ONU, que si bien el alto al fuego entre Israel y los militantes gobernantes de Hamás de Gaza es bueno, no aborda “el tema central” que inició la violencia.

Citando la “profanación” por parte de soldados y colonos israelíes de la mezquita Al-Aqsa, dijo que Jerusalén es el tercer lugar más sagrado del Islam, y la política israelí de desalojar a los palestinos de sus hogares en los diferentes vecindarios de la ciudad, incluido Sheikh Jarra.

En la guerra de Medio Oriente de 1967, Israel capturó Jerusalén Oriental, junto con Cisjordania y Gaza, territorios que los palestinos quieren para su futuro Estado. Israel anexó Jerusalén del Este en un movimiento no reconocido internacionalmente, y ve toda la ciudad como su capital. Los palestinos ven Jerusalén Oriental, que incluye los principales lugares sagrados para judíos, cristianos y musulmanes, como su capital, y su destino se encuentra en el corazón del conflicto israelo-palestino y ha desencadenado una grave violencia en el pasado.

Al-Malki acusó a Israel de tener la intención de borrar el carácter multicultural y multirreligioso de la ciudad de Jerusalén diciendo: “Nos oponemos a eso, lo rechazamos, y seguiremos trabajando para evitar que eso suceda”.

La reunión de la asamblea del jueves comenzó con discursos de una docena de ministros, casi todos de países árabes y musulmanes, y finalmente se espera que escuche a más de 100 oradores.

Dijo que los mensajes abrumadores de la reunión no sólo estaban “condenando las atrocidades y crímenes israelíes” en Gaza, sino que recordaban al mundo la necesidad de cuidar y defender Jerusalén, y trabajar por el establecimiento de un estado palestino independiente.

“Los acontecimientos de hoy aquí en la Asamblea General y lo que ha estado sucediendo han vuelto a centrar la atención en la cuestión de Palestina”, dijo Al-Malki.

Dijo que la normalización de Israel de las relaciones con algunos países árabes, incluidos los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, no renuncia a las cuestiones del futuro de Jerusalén y un estado palestino.

“Por el contrario, vemos hoy que la cuestión de Palestina y la cuestión palestina, la cuestión de Jerusalén y la ocupación de Jerusalén, es la cuestión más importante para todos los musulmanes y árabes y para el mundo por igual”, dijo Al-Malki.

“Queremos ver al pueblo palestino libre y también vivir en su propio Estado palestino independiente con Jerusalén Oriental como su capital”, dijo.

Las últimas conversaciones directas entre Israel y los palestinos tuvieron lugar en 2014. Los palestinos rompieron relaciones con la administración del ex presidente estadunidense Donald Trump en diciembre de 2017 después de que él reconociera a Jerusalén como la capital de Israel.

Trump enfureció aún más a los palestinos al presentar un plan de paz de dos estados que habría requerido concesiones palestinas significativas sobre territorio y soberanía, movió a Estados Unidos. Embajada allí desde Tel Aviv, cortó la ayuda a la autoridad palestina y rescindió una opinión legal de larga data de que la actividad de asentamiento israelí es ilegítima según el derecho internacional.

El presidente Joe Biden ganó elogios iniciales pero cautelosos de los analistas de Oriente Medio cuando rechazó la postura descaradamente a favor de Israel de la administración Trump y abrazó tentativamente a los palestinos restableciendo la ayuda y los contactos diplomáticos. Pero también conservó elementos clave de las políticas de Trump, incluidos los asentamientos.

En las últimas dos semanas, Estados Unidos bloqueó cuatro intentos de la ONU. El Consejo de Seguridad exigirá el fin del conflicto entre Israel y Hamás, diciendo que una declaración podría interferir con los esfuerzos diplomáticos.

La embajadora Linda Thomas-Greenfield dijo a la reunión de la asamblea del jueves: “No creo que haya ningún país trabajando con más urgencia o fervor hacia la paz”.

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, destacó el papel del enviado de Oriente Medio, Tor Wennesland, quien participó en “extensos esfuerzos diplomáticos” en la región, incluso con Egipto, Jordania y Qatar.

Wennesland estaba en Qatar, que tiene relaciones con Hamás, cuando se anunció el acuerdo de alto el fuego.

Queda por ver si se lleva a cabo un esfuerzo serio para tratar de revivir los esfuerzos para poner fin al conflicto palestino-israelí de décadas de antigüedad.

El embajador de Israel ante la ONU y Estados Unidos, Gilad Erdan, acusó a la Asamblea General de “hipocresía” el jueves por apoyar y no condenar a Hamas, que no acepta el derecho de Israel a existir.

Se refirió al anuncio del presidente palestino Mahmoud Abbas a finales de abril de que las primeras elecciones palestinas en 15 años se retrasarían. Abbas citó una disputa con Israel para cancelar una votación en la que se esperaba que su partido fracturado Fatah sufriera otra vergonzosa derrota ante el grupo militante Hamás. Hamás llamó a la medida un “golpe”.

“Si esta institución fortalece a Hamás, hará que la posibilidad de que Hamas reemplace a la Autoridad Palestina sea mucho más probable y eliminará la posibilidad de un diálogo futuro entre israelíes y palestinos”, dijo Erdan. No hay nada que discutir con una organización terrorista comprometida con tu aniquilación, nada.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Share This
error: Este contenido está protegido!!