Las necesidades nutricionales de la mujer cambian a lo largo de la vida

Las necesidades nutricionales de la mujer cambian a lo largo de la vida

Especialistas explican los tipos de nutrientes que necesitan las personas de sexo femenino de acuerdo a cinco etapas: Infancia y juventud, Embarazo y lactancia, y Menopausia
.

Las mujeres tienen distintas necesidades alimenticias en las diversas etapas de la vida, por lo que el nutriólogo Matías Marchetti, enumera algunos de los aspectos que las mujeres deben de conocer de acuerdo a cinco etapas:

Infancia y juventud

En el periodo de crecimiento, la mujer debe consumir más cantidad de calorías, ya que requiere de energía para la formación de diversos tejidos; luego en la etapa de la adultez la cantidad de macronutrimentos (hidratos de carbono, proteínas y lípidos) se mantiene estable: “idealmente esto se logra llevando un estilo de vida saludable, comiendo alimentos reales, evitando desde edades tempranas los alimentos ultraprocesados y realizando actividad física vigorosa”, comenta el nutriólogo argentino.

En cuanto al hierro, una mujer duplica o casi triplica su requerimiento cuando llega a la adolescencia, esto se debe al comienzo de la menstruación. Desde la menarca (primera menstruación), la mujer debe incrementar la ingesta de hierro a través preferentemente de la dieta, y si no es posible, entonces con el uso de suplementos. La menstruación lleva a una pérdida regular de hierro, y esto hace que las mujeres en edad reproductiva tengan más propensión a la anemia ferropénica que los hombres.

Embarazo y lactancia

Durante la época de gestación, las necesidades nutricionales de la mujer son mayores que en otras etapas de su vida. En la primera mitad del embarazo se necesitan alimentos adicionales para el útero de la madre, los pechos y la sangre – todos ellos aumentan en tamaño o cantidad – al igual que para el crecimiento de la placenta.

La mayor necesidad de alimento continúa en la última mitad, pero es durante el último trimestre cuando los nutrimentos adicionales son sobre todo necesarios para el feto en rápido crecimiento. Una dieta adecuada durante el embarazo ayuda a la madre a ganar peso adicional que es fisiológicamente deseable y a garantizar el peso normal del bebé al nacer. Durante la lactancia aumentan significativamente las necesidades de nutrimentos para sustentar este proceso.

En México, de acuerdo con la Academia Mexicana de Medicina, se recomienda la lactancia hasta los seis meses de vida del bebé, momento en que se inicia con la alimentación complementaria con otros líquidos y alimentos.

Por otra parte, la Academia Americana de Nutrición y Dietética, concluye que otro nutrimento fundamental para la mujer es el ácido fólico, que juega un papel predominante en disminuir los defectos de nacimiento a nivel de sistema nervioso central del feto.

Menopausia

Se debe de aumentar el consumo de calcio, ya que es una etapa en donde cae abruptamente la producción de estrógenos (hormona sexual femenina que tiene pico de secreción en los primeros días del ciclo menstrual) y con ello, trae diversas consecuencias, como la disminución de la masa muscular y ósea, además de aumento del riesgo de osteoporosis, entre otras. “Por esta razón, es que en esta etapa vital se incrementan los requerimientos de calcio y vitamina D para las mujeres.

En esta etapa aumenta también el riesgo cardiovascular y cardiometabólico, el riesgo de osteoporosis, entre otras cosas. El consumo apropiado de proteínas y hacer actividad física, también es crucial en esta época para evitar la sarcopenia que es la pérdida de masa muscular.”, afirma Marchetti.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

CATEGORIES
Share This
error: Este contenido está protegido!!