La vacuna nasal contra el Alzheimer está en fase 1

La vacuna nasal contra el Alzheimer está en fase 1

Una de las enfermedades neurológicas que en mayor medida afectan a las personas mayores es el Alzheimer, una que no tiene cura, es progresiva y que condiciona a una persona para lo que resta de su vida.

Una posible solución a su rápido avance como a su prevención entró en la fase de pruebas en humanos al estar en desarrollo una vacuna que es administrada por vía nasal. Con 16 participantes es como busca arrancar el ensayo clínico que podría cambiar la vida de muchos.

Especialistas señalan que para 2050, al menos 3.7 millones de personas en México sufrirán algún tipo de demencia, 65% de los casos será de Alzheimer. Por su parte, un estudio de la Universidad Autónoma de México (UNAM) en 2020 señalaba que entre 800 mil y 900 mil personas en el país padecían la enfermedad.

¿CÓMO SE REALIZARÁN LAS PRIMERAS PRUEBAS EN HUMANOS?

El Hospital Brigham and Women’s de Boston informó sobre el comienzo de estas pruebas como parte de una investigación que lleva más de 20 años a cargo de Howard L. Weiner, codirector del Centro Ann Romney para Enfermedades Neurológicas en Brigham.

Esta vacuna utiliza un modulador inmunológico llamado Protollin, un adyuvante novedoso para las vacunas intranasales. El agente estimula el sistema inmunológico y es utilizado en algunas dosis para crear una respuesta inmune más fuerte.

En el caso del Protollin se compone de proteínas derivadas de bacterias y está diseñado para activar los glóbulos blancos en los ganglios linfáticos a los lados y la parte posterior del cuello para migrar al cerebro y desencadenar la eliminación de las placas de beta amiloide, que es una de las características distintivas del Alzheimer, indica el estudio.

“Durante 20 años, ha habido una creciente evidencia de que el sistema inmunológico juega un papel clave en la eliminación de la beta amiloide. Esta vacuna aprovecha un nuevo brazo del sistema inmunológico para tratar la enfermedad del Alzheimer”, señaló Tanuja Chitnis, profesora de Neurología en Brigham e investigadora principal del ensayo.

Con este descubrimiento, los investigadores esperan que no solo el Alzheimer sea tratable, también otras enfermedades neurodegenerativas.

Pasando a este primer ensayo clínico, se buscará a 16 participantes para la prueba, todos ellos personas entre 60 y 85 años de edad y que deberán tener Alzheimer temprano y sintomático. Los participantes, quienes deben tener buena salud general y ninguna enfermedad que interfiera en el estudio, recibirán dos dosis de la medicina con una diferencia de una semana entre ellas.

“Estamos encantados de que se apruebe Protollin para avanzar en ensayos clínicos después de muchos años de trabajo pionero, y nos sentimos honrados de contribuir con nuestra experiencia en el esfuerzo global para desarrollar terapias novedosas para esta devastadora enfermedad”, explicó el doctor Jingwu Zang, fundador y presidente de I-Mab, una de las empresas responsables del desarrollo, fabricación y comercialización del adyuvante Protollin.

LOS OBJETIVOS DE ESTA PRUEBA

Al comenzar sus pruebas en personas, la fase 1 tiene como intención determinar tanto la seguridad como la tolerabilidad de la vacuna. Para ello, los investigadores medirán el efecto de Protollin en la respuesta inmune de las personas.

Los participantes serán sujetos a diversas mediciones como el efecto en sus glóbulos blancos con exámenes de marcadores de superficie celular, perfiles genéticos y ensayos funcionales.

“El lanzamiento del primer ensayo en humanos de una vacuna nasal para el Alzheimer es un hito notable. Durante las últimas dos décadas, hemos acumulado evidencia preclínica que sugiere el potencial de esta vacuna nasal para la enfermedad de Alzheimer”, comentó Howard L. Weiner. “Si los ensayos clínicos en humanos muestran que la vacuna es segura y efectiva, esto podría representar un tratamiento no tóxico para las personas con Alzheimer, y también podría administrarse temprano para ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer en personas de riesgo”.

En Estados Unidos el Alzheimer afecta al menos a seis millones de personas y es la sexta causa principal de fallecimientos en el país, de acuerdo con la Asociación de Alzheimer. Las personas que son diagnosticadas con esta enfermedad solo llegan a vivir de cuatro a ocho años tras recibir el diagnostico.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía (INNN), señaló en 2017 que cerca de 350 mil personas en México sufrían la enfermedad. Por su parte, la Asociación Mexicana de Alzheimer explicó que, para 2025, se espera que la cifra supere el millón de casos.

Respecto a los síntomas que causa la enfermedad, se encuentran algunos como la pérdida de memoria y de las habilidades del lenguaje; desorientación tanto del lugar, tiempo y la persona; cambios en el estado de ánimo y personalidad, así como alteraciones del pensamiento abstracto.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

 

CATEGORIES
Share This