La música resurge en Pre-Festival de Morelia: estrenan “Marea” de Nakamura

La música resurge en Pre-Festival de Morelia: estrenan “Marea” de Nakamura

La música de orquesta resurgió en vivo y de forma presencial con el talento de jóvenes músicos de todo el país gracias al Pre Festival de Verano con la Sinfonietta que estrenó en su inauguración la obra “Marea” del compositor michoacano Tonalli Rufino Nakamura.

Morelia, Michoacán, 2 de julio (SinEmbargo).– Con casi dos siglos de antigüedad, el Teatro Ocampo albergó la noche del jueves el concierto inaugural del Pre Festival de Verano con la Sinfonietta en el que se estrenó la obra “Marea” del compositor michoacano Tonalli Rufino Nakamura.

El músico egresado de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), y especialista en música con nuevas tecnologías, regresó a lo tradicional para dar vida a una pieza que este jueves estrenó con la música de los jóvenes de la Sinfonietta bajo la dirección de Juan Felipe Molano.

“Fantástico. Fue un trabajo maravilloso del director Molano. Tener tan poco tiempo de ensayos, con una orquesta que no está ensamblada, que está hecha para este festival y que no tenían experiencia tocando juntos, y a eso sumarle que es una obra nueva, pues es una trabajo digno de reconocerse”, comentó Nakamura en entrevista con SinEmbargo al terminar el concierto.

El músico reconoció el trabajo de los 39 jóvenes provenientes de nueve estados del país que estuvieron trabajando por 10 días en su obra, y con los que pudo colaborar brevemente antes de la cita.

“En el primer ensayo de la obra estuve presente y estuvimos ajustando una secciones junto a algunas recomendaciones del director, algunas recomendaciones de los tutores también y algunas mías. Estuvimos reconstruyendo la obra, los gestos, todas las melodías”.

El que “Marea” fuera elegida por del Festival de Música de Morelia en su edición de verano fue una sorpresa para el músico de 29 años que, en sus propias palabras, “representó algo especial” al estrenarse en su ciudad natal.

La obra rinde homenaje al mar, pero no al tempestuoso sino al que remonta a la nostalgia.

“Esta idea de representar el mar es una bastante recurrente en la música. Muchos compositores han representado el mar con la orquesta a lo largo de la historia. Yo tenía muchas ganas de representarlo a mi manera, representar la nostalgia del mar. Hay compositores que lo representan como la tempestad, algo muy agitado; yo quería representar en este caso la marea, que es la marea alta y la marea baja, todo lo que puede traer la marea alta y todo lo que se puede llevar la marea baja. Esa es la idea y el capricho de hacer esta obra”.

EL REGRESO DE LA MÚSICA EN VIVO

Con un aforo del 70 por ciento, el Teatro Ocampo respetó la sana distancia y obligó el uso de cubrebocas durante todo el evento para evitar más contagios por la COVID-19.

El concierto significó el regreso del “en vivo” después de que los músicos presentes estuvieran cerca de 16 meses sin poder presentarse ante las ovaciones de un público que viviera la experiencia de sentir la música lejos de la pantalla. El volver a los escenarios representó un reto para estas jóvenes promesas y sus tutores:

“Es un proceso que siempre cuesta, pero más cuando no tacamos por tanto tiempo. Somos todos de diferentes lugares. Poder llegar y converger, y que la música sea lo que nos une es algo muy especial, pero obviamente vienen grandes retos. Los músicos tienen apreciaciones diferentes, el motor que nos mueve sobre todo hoy es la emoción de volver a estar juntos. No somos los mismos, estamos poco previgorisados, estamos resurgiendo y creo que los músicos hoy han avanzado un camino que ninguno pudo haber imaginado en 10 días”, comentó el director Juan Felipe Molano, quiene estuvo en concierto con el trompetista Alexander Freund.

El Pre Festival presenta una edición híbrida. Foto: Bianka Estrada, SinEmbargo

El trompetista alemán, que también ha fungido como tutor de los jóvenes que conforman la Sinfonietta, destacó la labor realizada esta noche por ellos después de arduos ensayos en menos de dos semanas.

“Tienen que aprender mucha música en 10 días. Es mucha música y mucho material aunque los conciertos sólo duran una hora, y no es sólo la cantidad de horas sino es la diversidad de estilo”.

Todos los conciertos del Pre Festival de Verano se llevarán a cabo de forma presencial hasta el 4 de julio, fecha en la que termina esta edición, en diferentes recintos de la ciudad de Morelia. Sin embrago, también pueden ser vistos desde cualquier punto de México y del mundo gracias a la transmisión vivo en sus redes sociales.

“Creo que hacía mucha falta, en particular en conciertos de orquesta. Hemos tenido conciertos en distintos formatos, en línea, a lo largo del años pasado y lo que va de este, pero en particular la orquesta se tiene que vivir en persona. La orquesta sí tiene algo muy peculiar que se pierde mucho en la pantalla y pues regresar a las salas de concierto es fantástico y en un teatro como este también”, recalca Nakamura.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en SinEmbargo

 

Share This
error: Este contenido está protegido!!