Emotivo discurso del oaxaqueño Vinny Castilla, nuevo inmortal del Salón de la Fama del Beisbol Mexicano

Emotivo discurso del oaxaqueño Vinny Castilla, nuevo inmortal del Salón de la Fama del Beisbol Mexicano

Al pelotero se le quebró la voz cuando comenzó a hablar de su carrera y no pudo evitar el llanto, ante una audiencia que lo colmó de aplausos

 

El legendario beisbolista Vinicio Castilla Soria, originario de la ciudad de Oaxaca, selló su trascendencia en la historia de este deporte al ingresar al Salón de la Fama del Béisbol Mexicano, hecho con el que la figura del jugador queda inmortalizada.

El discurso de Castilla llamó la atención en redes sociales y medios informativos, no sólo por la relevancia del personaje, reconocido por ser el mejor bateador mexicano de las Grandes Ligas de Béisbol en Estados Unidos (MLB), sino por la emotividad que mostró, pues rompió a llorar cuando apenas había pronunciado algunas palabras.

“Vengo de una ciudad en donde el béisbol no es el deporte principal, la mayoría juega al fútbol, pero debido a mi padre que me llevó a una edad muy pequeña a jugar béisbol”, dijo el bateador justo antes de que la voz se le quebrara.

Castilla Soria pidió una disculpa a los asistentes a su entronización, quienes rompieron en aplausos en honor a Vinny, como se le conoce en Estados Unidos, quien figura como uno de los mejores bateadores de por vida, de acuerdo con la LMB.

Luego de un par de vanos intentos por contener el llanto, invadido por la emoción, el pelotero recibió desde el estrado un abrazo de su padre, quien subió en persona para consolar a su hijo.

En su discurso, compartido por la Liga Mexicana de Beisbol en Twitter, quien lo calificó como “legendario”, y retuiteado por el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, el pelotero recordó sus inicios en los Diablitos Rojos de la Liga Montealbán, a donde lo llevó su padre.

“Mi padre me enseñó a trabajar… a ser honesto, a respetar a la gente y a tratarla como yo quería que me trataran. Fue parte de mi formación desde pequeño y eso me lo llevé cuando me fui de la casa”.

También, habló sobre su madre a quien le agradeció por su cariño y su atención: “No olvido cuando me fui de la casa y me encomendaste con la virgen de Guadalupe”.

La carrera profesional de Vinicio Castillo arrancó en 1991 con Los Bravos de Atlanta, pero fue con Los Rockies de Colorado cuando su carrera despegó; con ellos jugó desde 1993 a 1999 y posteriormente en algunos años esporádicos.

Casi al final de su discurso de entronización, en el que reconoció que es una persona “sentimental”, dijo que quiere que la afición lo recuerde “como un jugador que se entregó al 100 por ciento todos los días; hay días buenos, hay días malos, en los días malos me iba yo con mi conciencia tranquila, porque sabía que todo lo que tenía ese día para ayudar al equipo a ganar, lo había dado”.

CATEGORIES
Share This
error: Este contenido está protegido!!