Biden visita Kentucky; brindará ayuda a afectados por los tornados

Biden visita Kentucky; brindará ayuda a afectados por los tornados

El presidente estadounidense, Joe Biden, visitó dos ciudades de Kentucky que fueron azotadas el fin de semana por varios tornados que causaron la muerte a unas 74 personas del estado y dejaron a miles sin casa o sin luz, otras 14 murieron en otras partes del país. Biden se comprometió a hacer “lo que sea necesario, mientras sea necesario” para ayudar a este y los otros siete estados afectados.

Con botas de montaña, una gorra de béisbol y una mascarilla negra, Biden caminó por las ciudades más afectadas, Mayfield y Dawson Springs, abrazando a los sobrevivientes a medida que avanzaba entre los escombros, entre los que había árboles arrancados de raíz, casas completamente demolidas y decoraciones navideñas enredadas entre los muebles destruidos.

“El alcance y la escala de esta destrucción es casi increíble”, dijo el presidente, mientras se encontraba frente a una casa reducida a escombros en la ciudad de Dawson Springs. Además pidió a las autoridades trasladar lo más pronto posible a las personas de los refugios para evitar la propagación del Covid-19.

“Tengo la intención de hacer todo lo que sea necesario durante el tiempo que sea necesario para apoyar a su estado, a sus líderes locales, mientras se recuperan y reconstruyen, y ustedes se recuperarán y reconstruirán”, dijo Biden.

Al mismo tiempo, el presidente elogió la gran cantidad de apoyo de las comunidades y dijo que el apoyo federal que se ha comprometido seguirá fluyendo. “Algo bueno tiene que salir de esto”, dijo.

El presidente se detuvo para hablar con las personas afectadas por las tormentas, entre las cuales una familia que se hallaba sentada frente a una casa sin techo ni ventanas, y habló con un grupo de policías.

En Mayfield, la ciudad más devastada, Biden realizó un recorrido aéreo por el sitio de la tragedia e hizo una reunión informativa con funcionarios en el aeropuerto. “Estoy aquí para escuchar”, y agregó que este tipo de tragedia, “o une a las personas o las separa”.

En el estado principalmente republicano la visita del presidente, aunque causó entre algunos reticencia, fue recibida con optimismo por muchos residentes, quienes dijeron que esperaban que el presidente ayudara a las comunidades a recuperarse.

“Quiero ver si va a ayudar a las personas que se han visto afectadas por esto”, dijo Michelle Anderson, de 68 años, quien se protegió en la bañera junto con su gato cuando el tornado arrancó el techo del segundo piso del edificio de apartamentos donde vivía en Mayfield.

La Agencia Federal para el Manejo de Emergencias, FEMA, ha enviado equipos de búsqueda, rescate y respuesta a emergencias a Kentucky, para ayudar a los sobrevivientes en el proceso de registro y así puedan recibir asistencia.

Además ha mandado docenas de generadores al estado, junto con 511.000 litros de agua, 74.000 comidas y miles de catres, mantas y kits para bebés.

Mitch McConnell, el líder de la minoría demócrata en el Senado estadounidense destacó la respuesta de Biden ante la tragedia. La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la también demócrata Nancy Pelosi, dijo que está hablando con los legisladores de Kentucky sobre lo que se necesita para el estado. Esto supone un posible proyecto de ley de ayudas en caso de desastres.

La Casa Blanca adelanta conversaciones con un senador clave de Virginia Occidental, Joe Manchin, con la esperanza de aprobar un paquete de ayudas antes de fin de año.

Estados Unidos vive un año marcado por los desastres naturales

El país ha enfrentado fenómenos meteorológicos extremos impulsados ​​en su mayoría por el cambio climático.

En febrero hubo una tormenta sin precedentes en Houston. En Idaho, Colorado y California hubo incendios forestales en el verano que dejaron a su paso cientos de hectáreas de bosques consumidas por el fuego.

El huracán Ida azotó Louisiana, así como Nueva Jersey y Nueva York en septiembre.

Los desastres le han ofrecido a Biden evidencia de lo que él dice es la necesidad urgente de que Estados Unidos haga más para combatir el cambio climático y prepararse para desastres futuros.

Estos casos le ayudaron para impulsar la aprobación de sus propuestas de gastos por 1.000 millones de dólares que incluyen proyectos de resiliencia climática destinados a defender mejor a las personas y sus propiedades de futuras tormentas, incendios forestales y otros desastres naturales.

Su paquete de gasto social de 1,75 billones de dólares, que aún está pendiente en el Congreso, incluye miles de millones más para ayudar a alejar a la nación del petróleo, el gas y el carbón hacia el uso generalizado de energía limpia y vehículos eléctricos. La Casa Blanca ha pasado gran parte de la semana interactuando con los legisladores sobre este último punto de la agenda Biden.

 

Esta nota originalmente se publicó en France24

 

CATEGORIES
Share This
error: Este contenido está protegido!!