Así lucen hoy los ladrones de ‘Mi pobre angelito’

Así lucen hoy los ladrones de ‘Mi pobre angelito’

Mi pobre angelito es un clásico navideño que solemos ver durante la época decembrina acompañados de la familia, pues es una película llena de diversión que captura el espíritu de las fiestas y desata numerosas risas entre la audiencia. El filme, protagonizado por Macaulay Culkin, se estrenó en los cines en 1990, a pesar de los años continúa cautivando a chicos y grandes.

Sin duda, los villanos de Mi pobre angelito son pieza clave de la cinta, además de regalarnos graciosos momentos mientras intentan atrapar al traviesoKevin McCallister, también dan un toque de humor negro a la trama. A 30 años de su estreno, no podrás creer cómo lucen hoy los actores que dan vida a los ladrones de la película.

Con motivo de la celebración de Navidad, aquí te compartimos qué ha sido de los ladrones de la cinta, Harry Lyme y Marv Merchants, interpretados por los actores Joe Pesci y Daniel Stern, respectivamente, que terminaron ganándose el cariño de los espectadores.

Daniel Stern fue el encargado de dar vida al ladrón Marv, un hombre de mediana edad, distraído y un poco torpe. El actor ha participado en más de 50 participaciones, algunas de las más conocidas son Trampa para turistas, Game Over Man o Chicas sin freno.

Además, ha prestado su voz para series animadas como Hey Arnold! y Los Simpson. Actualmente, Daniel Stern tiene 63 años y está enfocado en su carrera como escultor. Ha formado parte de varios proyectos artísticos.

Así luce hoy ‘Harry’ de ‘Mi pobre angelito’

Joe Pesci

interpretó al ladrón Harry, quien a diferencia de su socio es calculador y testarudo. El reconocido actor se ha destacado por protagonizar cintas del gánsteres. En 1990 ganó el

premio Oscar

a Mejor actor de reparto por

su interpretación de Tommy DeVito en Buenos Muchachos.

El actor, de 77 años, ha participado en exitosos filmes como Toro Salvaje, Erase una vez en América, Lethal Weapon 2 y, el más reciente filme de Martin Scorsese, El Irlandés.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Share This
error: Este contenido está protegido!!