Absurdo, que una película cree tradiciones: investigador

Publicada el [insert_php] the_time(“d-m-Y (H:i:s)”, $time); [/insert_php]

Los medios de comunicación masiva y la globalización han convertido la celebración del Día de Muertos —que deriva de la tradición prehispánica— en una mezcla que incluye elementos que provienen de Estados Unidos —el Halloween— y de Europa, ya que parte de esta conmemoración llegó a México por los españoles. Realmente lo que tenemos es un cóctelde tradiciones, señaló Tomás Pérez Suárez, arqueólogo del Centro de Estudios Mayas del Instituto de Investigaciones Filológicas (IIFL) de la UNAM.

En el contexto de la celebración a los muertos, Pérez Suárez dijo en entrevista con MILENIO que a lo largo de los años se ha buscado fomentar esta liturgia como parte de la cultura mexicana, la cual es distinta a la de otros países por “el fervor” que se la da a dicho festejo; pero conforme se mezclan otras tradiciones, la gente olvida la razón principal de esta fecha, que es el culto a los muertos.

Pero “ahora la gente combina las dos cosas: el Halloween y el culto a los muertos. Antes, cuando no sabíamos nada sobre esta celebración anglosajona, solo se celebraba el rito a los difuntos en la tradición mexicana”. Empero, ahora a veces ya no se sabe distinguir entre ésta y la estadunidense. “De alguna manera la gente adopta otras tradiciones y va cambiando las suyas”, abundó.

Tradición equivocada

El sábado en la Ciudad de México se realizó el primer Desfile de Día de Muertos, inspirado en una película de James Bond. El investigador explicó que haber llevado a cabo este acto puede ocasionar repercusiones culturales a largo plazo al adoptar nuevamente ideas extranjeras que pueden confundirse como tradiciones mexicanas.

“Se me hace verdaderamente absurdo lo que hizo el Gobierno de la Ciudad de México, que, por la película de James Bond, va a determinar la tradición de hacer un desfile para la muerte, cosa que no se hacía sino a partir de este filme, además de que no es una idea que nació en México.

“Si se sigue realizando en los próximos 20 o 30 años, la gente va a pensar que es una actividad original, cuando en realidad se creó a partir de una película, porque eso se vio en el filme, antes no existía este desfile para la muerte. Y ahora ya que se hizo este año, aseguran que se va a hacer el próximo, lo que se convertirá en una tradición, pero inspirada en una película extranjera”, arguyó el miembro del IIFL.

Agregó que “todos esas actividades son factores que coinciden con esta celebración; no son estáticas sino dinámicas que se van transformando por sucesos históricos, por el paso de los años.

“Y eso es lo que ocurre con nosotros, que a partir de que las autoridades se dieron cuenta de que este era un festejo que valía la pena valorar, se han hecho cada vez más festivales y promociones, lo que hace que se mantenga viva la tradición, pero, al mismo tiempo, que cambie.

“Ahí es donde las autoridades tienen una gran responsabilidad. Pero no es algo que se pueda normar porque la cultura va cambiando continuamente”.

Proteger la tradición

Pérez Suárez es especialista en Estudios Mesoamericanos por la UNAM y ha publicado trabajos como Los olmecas y los dioses del maíz en Mesoamérica e Historia de arqueología olmeca. Señaló que los medios de comunicación han creado estereotipos que afectan esta tradición, al mostrar contenido y sucesos de otros países relacionados con la festividad, además de que se ha afectado la práctica comercial de México.

“La globalización cambia el Día de Muertos. Desgraciadamente, las televisoras, lejos de pasar información, crean estereotipos de lo que ellos consideran que es lo normal, y e influyen en la gente. El hecho es que ahora nos enteramos de cuanto ocurre en cualquier parte del mundo y de cualquier celebración, lo que también afecta”.

Además, “ahora cuánta gente se disfraza para el Día de Muertos y eso antes no existía en el culto a los muertos, eso viene de Halloween… Pareciera muy inocente que uno o dos meses antes se venda pan de muerto en los supermercados, en las panaderías, e inclusive vas a un supermercado y se venden muchas calabazas y eso no es de México.

“Quizás aquí nuestra defensa sería un conocimiento más objetivo de lo que es el culto a los muertos y, de alguna manera, protegerlo, si se puede, de tradiciones un poco ajenas”, concluyó.

Con información de: Milenio

 

 

 

Share This
error: Este contenido está protegido!!