Se reforesta solo el 35% de deforetación

Se reforesta solo el 35% de deforetación

Aunque cada año en Oaxaca se realizan reforestaciones con alrededor de 7 millones de árboles, las acciones sólo cubren el 35% de las deforestaciones locales, pues de acuerdo con estimaciones de expertos de la Fundación Alfredo Harp Helú, en la entidad la pérdida anual llega a ser hasta de 20 millones de árboles adultos y de renuevo.

El problema es preocupante, pero continúa sin atención, pues de acuerdo con la Semarnat un 20% de la deforestación, equivalente a unos 4 millones de árboles, es atribuida al clandestinaje forestal, principalmente la tala ilegal.

De los ilícitos da cuenta el mismo gobierno al reportar que anualmente la Profepa recibe más de 400 denuncias por la comisión de estos delitos.

En la entidad las tareas de reforestación las encabeza la Fundación Harp Helú, la cual dona anualmente unos 5 millones de árboles.

El gobierno federal respalda la restauración forestal con alrededor de 2 millones de plantas anuales, según las autoridades forestales federales.

En esta acción, complicada en los últimos dos años por la pandemia, apoyan gobiernos municipales, el Estado, militares, autoridades agrarias, comunales, ejidales, organizaciones no gubernamentales y la ciudadanía interesada.

Si entre el 2018 y 2020 se sembraron 10 millones de árboles en la entidad, se considera que al mismo tiempo se perdieron 20 millones de árboles por la deforestación.

Actualmente, según las autoridades federales Oaxaca cuenta con más de 2.6 millones de hectáreas de superficie forestal, con un potencial de producción anual de 3.2 millones de metros cúbicos de madera.

Sólo en los últimos cinco años la Profepa recibió más de 2 mil denuncias por delitos forestales, sobre todo de la ciudadanía.

Las autoridades del sector reportaron que la entidad tenía 2,317 hectáreas afectadas por defoliadores y que los gusanos descortezadores afectaron más de 220 mil metros cúbicos de madera en 1 mil 281 hectáreas.

Además más de 3 mil 500 hectáreas fueron afectadas por plagas parásitas como el muérdago y las plantas epífitas, con afectaciones en más de 77 mil metros cúbicos.

También se reportó que se realizaron 72 plantaciones forestales comerciales en 1 mil 241 hectáreas.

Hasta el 2018, según el registro, en Oaxaca se autorizaron alrededor de 70 permisos de aprovechamiento forestal, en superficies superiores a las 28 mil hectáreas, donde se realizaban aprovechamientos superiores a los 2.1 millones de metros cúbicos de madera.

El valor anual de producción maderable superaba en el 2018 los 939.5 millones de pesos, principalmente del aprovechamiento del pino y el encino para realizar escuadrías, postes, pilotes, morillos y leña.

De acuerdo con el sitio de noticias ambientales Mongabay, hay tres hechos que ayudan a tener una idea de cómo le fue a México en 2021 si se habla de medio ambiente.

Cuando el año apenas tomaba impulso, en el sur del país, asesinaron a Fidel Heras, un activo defensor del río verde y presidente del Comisariado Ejidal de Paso de la Reina. Eso sucedió el 23 de enero. Cuando terminó marzo ya habían asesinado a cuatro habitantes más de esa comunidad de Oaxaca.

En los primeros meses del 2019, al comienzo del sexenio de Andrés Manuel López Obrador, investigadores que realizan trabajo científico en el sureste de México alertaron a las autoridades federales y estatales sobre la presencia de una pista clandestina de aterrizaje en el corazón de la Selva Lacandona. Han pasado tres años y la pista sigue ahí.

El pasado 22 de noviembre, en las páginas del Diario Oficial de la Federación se publicó un acuerdo presidencial con el que se declaran “de interés público y seguridad nacional” los proyectos y obras a cargo del gobierno que se consideren prioritarios y estratégicos, por lo que se instruyó a todas las dependencias a otorgar las autorizaciones necesarias —incluidas las ambientales— en un plazo máximo de cinco días.

A lo largo del 2021 se confirmó lo que científicos y organizaciones no gubernamentales advertían desde finales de 2019: el medio ambiente no está dentro de las prioridades de la cuarta transformación, como llama López Obrador a su periodo presidencial.

 

……………………………………………………………………

 

 

CATEGORIES
Share This
error: Este contenido está protegido!!