Revelan óleos ‘inéditos’ de Frida Kahlo

Revelan óleos ‘inéditos’ de Frida Kahlo

Las piezas, que permanecieron ocultas en una colección privada, se exponen en la galería de la Universidad Anáhuac México

Nueve óleos inéditos de la artista mexicana Frida Kahlo (1907-1954) fueron presentados ayer en la galería de artes de la Universidad Anáhuac México, los cuales permanecieron ocultos en una colección privada, por lo que no existe ningún registro bibliográfico de estas piezas.

La muestra va acompañada de cuatro objetos de la pintora. Se trata de un conjunto de pigmentos, un rebozo de Kahlo, un sudario utilizado para amortajar, una cesta y una bandeja.

En entrevista, Adriana Molina, directora de la Escuela de Artes de dicha casa de estudios, detalló que las piezas se exhiben por primera vez gracias a la gestión del promotor cultural Guillermo Salceda, luego de que el coleccionista, cuyo nombre no fue dado a conocer, las mantuviera resguardadas.

“Son piezas de distintas épocas, están firmadas y llevan nombres como: El padre de Frida, Frida y Diego, Autorretrato, Frida calavera I, Frida calavera II, Soy yo misma y Frida a punto de comerse a Diego, un cuadro donde se observa un águila con el rostro de Kahlo, a punto de comerse a un ratón con el rostro de Rivera.

Por su parte, el promotor cultural Guillermo Salceda, quien forma parte del Consejo Asesor del colegio y tuvo acceso a la colección, comentó a Excélsior que no se solicitó una opinión de la crítica de arte especializada, sino que se buscó su autenticación a partir de expertos técnicos.

“Como era lógico, me empiezo a cuestionar cosas, y digo no puedo pedir una opinión calificada de los grandes conocedores, porque esta obra no se conoce, no se había visto y lo que la gente nos va a decir es que no la ha visto, pero eso no le dará validez de ningún tipo”.

Y agregó: “Como promotor cultural –porque yo soy depositario de la obra, pero no el propietario– y con la autorización del dueño pedimos hacer ciertos estudios técnicos. Contratamos los servicios de un restaurador, de un químico, de diferentes personas que nos pudieran orientar en elementos generales, como la antigüedad de las piezas, su técnica pictórica, etcétera, y eso es lo que tenemos aquí”, abundó.

Una vez concluida la exhibición, explicó Salceda, ésta volverá a manos del coleccionista. Sin embargo, reveló que se busca exponerla en un museo de la CDMX. Y aunque dijo que Carlos Phillips Olmedo ha mostrado interés en llevar dichas piezas al Parque Urbano Aztlán, en Chapultepec, buscarán otro destino. “Vamos a buscarle una mejor casa”, apuntó.

Por su parte, Adriana Molina detalló que en esta muestra los asistentes pueden ver sus grandes amores: “su padre, su esposo. esos hijos que quiso tener, sus pinturas, su rebozo y su propia imagen.

“Estamos mostrando piezas que hablan de una Frida sensible, de una mujer mexicana dentro de una época importante de la historia de nuestro país, una mujer que lo mismo se paseaba por París que se ponía un rebozo, una mujer que viajó y conoció, junto a Diego, los grandes lugares y espacios de las artes del siglo XX, quien también se vestía con la ropa tradicional de las indígenas mexicanas, caminaba descalza o en huaraches por las tierras de México y por las parcelas de su país”, explicó.

“En esta muestra se observa a la mujer que habla de su padre, de su esposo y de los hijos que no tuvo, de sus pinturas y de su ser; es una exposición en la que se descubre la ternura de Kahlo, su sentido del humor, su sarcasmo, su ironía y también su profundo dolor y tristeza”.

¿Haría un llamado para que los expertos en la obra de Frida ayuden a portar elementos que autentiquen la obra?, se le preguntó. “Nuestra invitación es para quienes quieran vivir una experiencia conociendo una colección particular que se automenciona como hallazgos de obra de Frida Kahlo. No estamos promoviendo una convocatoria para hacer un estudio minucioso de cada pieza, porque no daría tiempo.

Estamos presentando una colección particular que se reconoce como una colección de hallazgos. Seguramente más adelante habrá oportunidad, con autorización del gestor y del coleccionista, de estudiar cada pieza, de revisarlas, de ver si existen referencias”, concluyó.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

 

CATEGORIES
Share This