Mancha urbana devora área protegida del Cerro del Fortín

Mancha urbana devora área protegida del Cerro del Fortín

En el cerro del Fortín, desapareció lo que se llamó el “Lunes del Cerro”, tradicional paseo de las tardes de julio. También se están acabando las azucenas, flor de temporada que dio origen al espacio conocido como la “rotonda de las azucenas”, el espacio natural que a pesar de ser un área protegida, padece de la invasión de la mancha urbana. 

Alejado del protagonismo de ser la sede del espectáculo cultural más importante de América Latina, la Guelaguetza, la cual por segundo año consecutivo ha sido cancelada ante la pandemia por el Covid-19, este lugar emblemático en Oaxaca da la batalla ante el desinterés de conservación por parte de la autoridad gubernamental. 

El ambientalista Naxario García Ramírez insiste: “el cerro del Fortín es una de las áreas protegidas del valle central que, ante la ausencia, falta de autoridad y capacidad de las autoridades, sufre la invasión como todas las áreas naturales protegidas del estado”. 

En este sentido el activista del Colectivo de Organizaciones Ambientalistas de Oaxaca (COAO), reconoció que lotificadores de la zona de Santa Rosa poco a poco confinan al Cerro del Fortín y lo convierten en un islote, por lo que de las 40 hectáreas que ya quedaban en su reserva territorial, se han perdido ocho por la invasión hormiga. 

El parque natural del Cerro del Fortín se encuentra ubicado dentro del municipio de Oaxaca de Juárez. Está rodeado de agencias y barrios marginados de la capital. Colinda al norte con la colonia Adolfo López Mateos y Manuel Sabino Crespo; al este con la Estrella y Rincón del Acueducto; al oeste con Benito Juárez y Lindavista y al sur con la carretera panamericana. 

“Hemos pedido a las autoridades de manera reiterada que se redefina el polígono del Cerro del Fortín, como también del Cerro del Crestón; pero además que se haga un proyecto sustentable porque vemos que más del 60 por ciento de la vegetación sufre de plagas como el muérdago y la bromélia”, recalcó García Ramírez, quien hace hincapié en el deterioro ambiental que padece la zona. 

“Nos vemos frustrados como ambientalistas, porque vemos la indiferencia social; mientras, las áreas naturales siguen desapareciendo ante la voracidad de quienes pretenden lotificar esas zonas a pesar de existir decretos federales y estatales de protección a estas. No tienen la atención debida y los infractores no son sancionados, por lo que es tiempo que las autoridades asuman su responsabilidad”. 

Al reconocer la problemática en la que se encuentran estas zonas de reserva ecológica, como los obstáculos a superar como ambientalistas para ser escuchados por las autoridades de los tres niveles de gobierno, sostiene: “No es capricho ni protagonismo”. 

 “Sabemos que todas estas obras que se están haciendo, los ocho carriles de Símbolos Patrios, el parque del monumento a la madre, son un proyecto de obras no amigables con el medio ambiente y que van en detrimento de las condiciones de vida de los oaxaqueños.  Su costo es de más de mil 500 árboles para hacer una carretera de 8 carriles y otro tanto en el parque del monumento de la madre”, apuntillo. 

DECRETO OFICIAL

El Parque cuenta con un decreto publicado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Oaxaca con fecha del 14 de agosto de 2004 con una adenda del 30 de octubre, fundamentado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Constitución Política del Estado  libre y soberano de Oaxaca, la Ley General del Equilibrio Ecológico y la protección al Ambiente, la Ley del Equilibrio Ecológico del Estado de Oaxaca y la ley que creó al entonces Instituto Estatal de Ecología de Oaxaca. 

En él se establece como Parque Estatal denominado “Cerro del Fortín” a una parte del área de Zona de Reserva ecológica y Área Natural Protegida con una superficie de 87-99-87 hectáreas. 

El espíritu del decreto es la declaración del parque como una zona de interés público siendo de gran importancia su preservación y conservación para el equilibrio ambiental por lo cual los propietarios poseedores o titulares de derechos sobre tierras, aguas y bosques comprendidos dentro del Área Natural deberán sujetarse a las previsiones contenidas en el propio decreto, Programa de Manejo, Planes de Ordenamiento Ecológico, Planes de Ordenamiento Territorial y disposiciones que emita el Instituto Estatal de Ecología en términos de la Ley del Equilibrio Ecológico del Estado de Oaxaca. 

Así mismo, establece dicho decreto queda prohibida bajo cualquier circunstancia la modificación de la extensión del parque así como cualquier tipo de actividad que no esté relacionada con la protección de sus recursos naturales, el incremento de su flora y de su fauna y en general con la preservación de sus ecosistemas y elementos permitiéndose solo la investigación, recreación, turismo y educación ambiental. En concordancia, está inscrito en el Registro Público de la Propiedad desde inicios del 2008, además de estar considerado en el Plan de Desarrollo Municipal de Oaxaca de Juárez, como Parque Ecológico de Baja Intensidad. 

El principal uso del parque es recreativo y deportivo, siendo de menor escala la extracción de leña y el uso de veredas por los vecinos en su tránsito hacia el centro de la ciudad. 

 

………………………………………………………………………………………………………….

 

Share This
error: Este contenido está protegido!!