Juan Gabriel, también a ritmo de rock

Juan Gabriel, también a ritmo de rock

Publicada el [insert_php] the_time(“d-m-Y (H:i:s)”, $time); [/insert_php]

En los 90 si uno se consideraba rockero, era una blasfemia decir que también se disfrutaba de Juan Gabriel u otro icono de la música popular nacional.

La primera en acercar la música de Juanga a las generaciones más jóvenes fue la banda Maldita Vecindad y los hijos del Quinto Patio, con el cóver de Querida, que grabó en 1991 y que se convirtió en el primer tributo para el compositor por parte de la escena rock, ska y underground.

“Estábamos jugando en un ensayo y, de repente, salió Querida, nos gustó como sonaba con ska y empezamos a tocarla en vivo. La gente se prendió, se les hizo curioso y no creían que nosotros tocáramos algo de Juan Gabriel, pues en esa época era vergonzoso, se tomaba como sacrilegio decir que te gustaba ese tipo de música.

Sin embargo, nosotros asumimos nuestro mexicanismo (sic) y el origen de la cultura popular de nuestro país, así que obviamente fue algo natural darnos ese lujo de acercarnos a otro tipo de música y quisimos hacer un homenaje a una figura viva y salirnos de esa moda de hacerlo a los muertos”, explicó a Excélsior, Pato, guitarrista de Maldita Vecindad.

Pese a que los músicos fueron calificados como “vendidos”, “posers”, “farsantes”, incluyeron el tema en su disco El Circo, cuyo 25 aniversario en 2016 tendrá una reedición.

Ese mismo año se encontraron a Juan Gabriel en BMG (ahora Sony Music), su disquera, y lo invitaron a una tocada.

En que tenían en el L.U.C.C. (La Última Carcajada de la Cumbancha). Él les dijo que ya la había escuchado; lo invitaron no pensaron que sí iría.

“Había mucha gente trajeada, pensamos que ya había caído la tira, pero era la comitiva de la disquera y de Juan Gabriel. Lo recibimos, platicamos con él y se colocó en un pequeño balconcito, estaba muy expectante, era su primera vez en un antro rockero y esa noche estaba hasta la madre, estaba nervioso porque sabía cómo lo iban a reconocer los chavos.

En cuanto lo reconocieron corearon su nombre, entonces se paró y aventó besos al público. Tocamos ‘Querida’ al principio porque pensamos que se querría ir pronto, pero se quedó todo el toquín. Después fuimos a tomar un café con él y dijo que quería ser incluido en esta maravillosa vecindad”, narró Pato.

DISCO PARA EL DIVO

Poco a poco se quitó ese prejuicio de cantar música popular y surgieron tributos a Rigo Tovar, Los Tigres del Norte, José José y un disco entero para Juan Gabriel.

Se trató de Amo al Divo de Juárez, editado por Sony Music en 2006, en la que participaban bandas de rock como Maldita Vecindad, Hummersqueal°, Allison, Delux, Pastilla, Panteón Rococó, Vicentico, Los Planetas, Elis Paprika, Jaguares y los desaparecidos Masappan, entre otros.

Rafael Zepeda, quien trabajó en Sony Music como A&R (Artists and Repertoire) de la compañía por siete años, dijo que fue un puente generacional interesante en el que los adolescentes se acercaron a la música de Juanga gracias a los arreglos en rock, punk rock, ska y pop de sus artistas favoritos.

Fue un proyecto interesante en el que muchas bandas de la escena nueva, que llegaban a muchos chavitos, cantaron las canciones que escuchaban en su casa. Lo más interesante fue que a Juan Gabriel sí le gustó, estaba halagado porque no podía creer que a todos esos chavos les gustara y conocieran su música. Las descubrió y de verdad fue muy emotivo para él”, platicó el también mánager.

De parte de las bandas hubo un motivo que los llevó a aceptar participar en el tributo: sus familiares, que en borracheras ponían las dolorosas letras, las bailadoras, llegadoras y románticas.

“En nuestras casas siempre han sido fans de Juan Gabriel y, naturalmente, nosotros nos supimos las canciones desde chicos. Al menos mi mamá todavía tiene el disco y le encanta la versión que hicimos de Te sigo amando, en la que cambiamos la métrica de la rola y la hicimos a nuestra manera.

Terminó siendo un regalo para nuestros padres, que siempre presumieron que sus hijos hicieron una canción de Juan Gabriel”, compartió Christian Guijosa, guitarrista de Hummersquealº.

Eran canciones que yo escuchaba cuando era chico y que rompe cualquier barrera de géneros: no importa qué música te guste, todos hemos escuchando su voz o sus letras, porque escribió muchas piezas para otros músicos. Nosotros escogimos ‘De mí enamórate’, porque, personalmente, nos gusta y es la que podíamos imprimir con nuestro sello punk rock”, explicó vía telefónica Leo, guitarrista y vocalista de Delux.

Su música también llegó a España, con Los Planetas, uno de los grupos de rock más importantes del país ibérico. J, vocalista de la alineación, platicó que llegaron a la herencia del fallecido cantante gracias a Miguel Vargas Jiménez Bambino, un cantaor de flamenco y revolucionario de la música en su nación, que interpretó el tema Juro que nunca volveré, que cantan Los Planetas.

Bambino tuvo muchas versiones de Juan Gabriel y es la que más nos gusta, soy su seguidor desde pequeño porque, pese a que no es tan famoso por acá, Rocío Durcal cantó muchas de sus rancheras y mi madre era su fanática, desde ese momento me acerqué a lo que es Juan Gabriel y con su muerte me invade una profunda tristeza, pues es parte de la inspiración de Los Planetas”, dijo desde España.

PRIVILEGIADOS

Luego de escuchar el resultado del tributo, Juan Gabriel abrió en 2008 una temporada de conciertos en el Auditorio Nacional e invitó a los artistas involucrados en el homenaje, aseguró Zepeda.

Allison pisó el escenario para interpretar Amor eterno, mientras el Divo sonreía y aplaudía a los chicos.

Platicamos brevemente, pero sus palabras eran de mucho contenido: nos felicitó, nos deseó mucha suerte, que no paráramos, que es una carrera dura y, probablemente, muchas personas iban a estar alrededor de nosotros intentando sacar ventaja, pero que era lo que nos graduaba como músicos, el seleccionar a los que iban a estar alrededor de nosotros el resto de nuestra historia”, compartió Erik.

Agregó que afortunadamente contribuyeron a la creación de un puente generacional, pues gracias a estos tributos los adolescentes pueden acercarse a esta música.

“Fue gracioso que muchos pensaron que Amor eterno era de nosotros, pero eso indicó que resultó ser una buena versión con arreglos originales.”

Paco Barajas, trombonista de Panteón Rococó, también fue invitado por Juanga en 2008, y destacó el liderazgo que él tenía sobre su banda y montaje. El grupo participó con Inocente pobre amiga en el disco y con Te pareces tanto a mí y No tengo dinero, en el Coloso de Reforma.

La convivencia con él fue increíble, respetuosa, abierta, era una persona dispuesta a explorar muchas cosas y ritmos. Era el verdadero showman de México, porque bailaba, cantaba, echaba desmadre con los chavos como nosotros y nos invitaba, porque quería hacerlo, porque le nacía. Detrás de él tenía una banda fantástica a la cual será muy triste ver como se disuelve, porque más que su jefe era su amigo”, contó.

Poco faltó para que Panteón Rococó tuviera como invitado a Juanga, pero un problema de salud lo privó de estar junto al Divo.

Con información de: Excélsior

 

 

 

Share This
error: Este contenido está protegido!!