El cometa de la Navidad, brillará para verlo a simple vista

El cometa de la Navidad, brillará para verlo a simple vista

Si la alineación de planetas de diciembre ya es un espectáculo celeste de gran belleza, el cometa C/2021 A1 Leonard promete brillar lo suficiente para verlo a simple vista

El 3 de enero de 2021, el astrónomo Gregory J. Leonard revisaba fotografías del cielo nocturno, tomadas con el telescopio de 1.5 metros de diámetro, del Observatorio Mount Lemmon de la Universidad de Arizona, Estados Unidos, cuando detectó una nubosidad que no aparecía en los catálogos. No pasó mucho para identificarlo como un cometa y se catalogó C/2021 A1 Leonard.

El cometa se encontraba a la distancia del planeta Júpiter, avanzando rumbo al Sol, a 254 mil 412 km/h o 70.67 km/s. Para noviembre, el cometa ya estaba a la distancia de Marte. Desde 2009, el cometa había rebasado la órbita de Neptuno.

El cometa Leonard alcanzará el perigeo, su menor distancia a la Tierra, el 12 de diciembre de 2021, a las 7:54 a. m. hora del centro de México (13:54 UT), al situarse a 34 millones 902 mil 292 km de nuestro planeta ¡91 veces más lejos que la Luna! El 18 de diciembre pasará a 4 millones 235 mil 793.408 km de Venus y continuará rumbo al Sol. El 3 de enero de 2022 ¡a un año de su descubrimiento! alcanzará el perihelio, su menor distancia al Sol, a 92 millones 18 mil 777 km, una distancia entre las órbitas de Mercurio y Venus.

El cometa Leonard tiene un periodo de 80 mil años, de los cuales, los últimos 35 mil años ha estado avanzando rumbo al Sol. Sin embargo, después de su perihelio de 2022, el cometa saldrá del Sistema Solar y no regresará jamás.

Según las observaciones, la nube de gas y vapor alrededor del núcleo del cometa, la coma, tiene un diámetro de 500 mil km. Se desconoce el tamaño del núcleo.

El cometa Leonard al amanecer, al este. | Gráfico: Germán Martínez Gordillo

¿CÓMO OBSERVARLO?

El cometa viene aumentando su brillo y se espera que a partir del 30 de noviembre pueda verse a simple vista o al menos con binoculares, desde cualquier punto de la Tierra. Alcanzaría su máximo brillo el 12 de diciembre y desde el día 13 irá disminuyendo para desaparecer en los últimos días del año y quedar al alcance de binoculares y telescopios.

Durante la primera quincena de diciembre, el cometa será visible a simple vista al amanecer, al este u oriente, por donde horas después saldrá el Sol. Puede observar desde las 4 de la mañana, pero el cometa estará cerca del horizonte, una mejor hora sería a partir de las 5 o 5:30 am y hasta la salida del Sol.

Cada día, el cometa está más abajo que el día anterior, viene desde la constelación Canes Venatici, en las cercanías de la cola de la Osa Mayor. El 3 de diciembre estará en conjunción con el Cúmulo Globular M3, el cual es observable con telescopio. Luego, el cometa pasará al norte, muy cerca de la brillante estrella Arcturus, entre el 5 y 6 de diciembre. Para identificar a Arcturus, la cola de la Osa Mayor nos dirige a ella. Más al sur brilla Spica de Virgo (La Virgen). Ambas estrellas se observan a simple vista.

El cometa Leonard al anochecer, al suroeste. | Gráfico: Germán Martínez Gordillo

El cometa continuará bajando y el 12 de diciembre, el día de su perigeo, alcanzaría su máximo brillo visto desde la Tierra, pero al mismo tiempo estaría cerca del horizonte, cerca del amanecer. Aún así, se espera sea un buen día para observarlo.

El cometa rebasará al Sol y a partir del 14 o 15 de diciembre lo veremos al anochecer, al suroeste o poniente, en la misma dirección por donde minutos antes se ocultó el Sol.

En esa dirección brilla el planeta Venus, arriba, de menor brillo, está Saturno y más arriba, Júpiter, más brillante que Saturno pero no tanto como Venus.

El 17 de diciembre el cometa brillará debajo de Venus y el día 18, al sur de Venus.

Para entonces, puede que necesite binoculares, no porque el brillo del cometa no sea suficiente, sino por la contaminación lumínica de las ciudades.

Precaución: Si observa al cometa con binoculares o telescopio, procure no apuntar al Sol, es peligroso para sus ojos.

El cometa Leonard y la galaxia NGC4395, desde Miyagi, Kamiwari-saki, Japón, el 17 de nov. | Club Astronómico del Colegio Nacional de Tecnología Sendai, SNCT-Astro

 

LOS COMETAS

Los cometas vienen de dos regiones del Sistema Solar: el Cinturón de Kuiper, un anillo de rocas de hielo más allá de Neptuno, en las vecindades de Plutón. Y de la Nube do Oort, una esfera de rocas de hielo, a entre 2 mil y 5 mil UA. Sólo por comparar, Plutón se encuentra a 30 UA del Sol. UA es la Unidad Astronómica (AUen inglés), es la distancia Tierra – Sol, 150 millones de km. La Nube de Oort sería el origen del cometa Leonard.

En algún momento, perturbaciones gravitacionales entre las mismas rocas o por la gravedad de Neptuno o Plutón, avientan las rocas de hielo hacia el centro del Sistema Solar.

Al avanzar rumbo al Sol, la temperatura va en aumento. La roca de hielo comenzará a evaporarse, expulsando material y formado una atmósfera de gas y vapor a su alrededor, la coma. Además, el viento solar (partículas solares), arrancan material a la roca de hielo, formando la cola. Es cuando un cometa ha nacido.

Gregory J. Leonard y el telescopio de 1.5 m del Observatorio Mount Lemmon. | Foto: The University of Arizona

Debido a que se desconoce la composición interna de cada cometa, es difícil predecir su comportamiento y brillo. Puede que el cometa se desintegre antes de alcanzar su máximo brillo o brille menos o más de lo calculado. Es por eso que no puede asegurarse que tanto brillará. Aún así, los pronósticos para el cometa Leonard, son optimistas.

Durante diciembre tenemos dos hermosos espectáculos celestes, la alineación de planetas y el cometa Leonard, llamado también, el cometa de la Navidad.

german@astropuebla.org

CATEGORIES
Share This