CONTRAFUEGO … Columna del periodista Aurelio Ramos Méndez – mayo 9

CONTRAFUEGO … Columna del periodista Aurelio Ramos Méndez – mayo 9

Gobierno-IP, ¿cuál polarización?

Inconsolables y desconcertados, así deben estar los dirigentes, voceros y patrocinadores del sector opositor más radical. No es para menos. La cúpula de la iniciativa privada los dejó con los rulos hechos.

Perplejos se quedaron esos señores al constatar que los capitanes de la IP acordaron con el gobierno, de modo voluntario y hasta entusiasta, el esperanzador paquete de medidas para controlar la inflación.

Para mayor sorpresa, los directivos de los organismos empresariales y de las más poderosas compañías acudieron en pleno al Palacio Nacional para acuerpar al presidente López Obrador en el anuncio del acuerdo.

De ese modo, el empresariado y el líder de la 4T le dieron al país no una buena sino una extraordinaria noticia: que son capaces de trabajar hombro con hombro cuando están de por medio los intereses populares.

Mejor. Que entre ambos no hay odio ni pleito alguno. Contrariamente a lo que pueden pensar quienes suelen creer a pie juntillas lo que todos los días y a toda hora se lee en la mayor parte de la prensa o se escucha en la radio y la televisión.

Está por verse el resultado del conjunto de medidas contra la inflación y la carestía, y huelga decir que por el bien de todos es deseable su eficacia.

Por encima del impredecible resultado, no obstante, está el que gobierno y empresarios por fin han hecho causa común, sin prejuicios ni recriminaciones, para atender un problema acuciante.

Entendimiento éste que debe marcar una nueva y provechosa forma de relación, aislando a radicales de uno y otro lado y sobreponiendo, sin confrontaciones ni mezquindades, los genuinos intereses de la nación.

Alienta el que se han quedado solos y colgados de la brocha los atizadores del rencor, voceros oficiosos y sedicentes representantes de la iniciativa privada, junto con los mecenas de la más sulfurada oposición.

Cavilosos deben estar esos políticos, periodistas y adinerados, tratando de determinar en qué momento perdieron la tonada y dónde quedó la partitura.

O, qué bicho les picó a los empresarios como para que éstos les hayan soltado la mano y demostrado así que mal paga el diablo a quien bien le sirve.

Es difícil conocer los motivos que tuvieron los hombres de negocios para aparecer tan comprensivos y solidarios con el Presidente, y hasta desprendidos en la difícil coyuntura económica.

¡Vaya uno a saber si son unos patriotas incomprendidos a quienes gran parte de la población injustamente les regatea reconocimiento o una bola de grillos acomodaticios!

Vale por ello conjeturar si el Paquete esconde algún aspecto que sólo ellos, capaces de percibir desde muy lejos el olor del dinero, captan con nitidez y lo avalan porque les anticipa descomunales dividendos.

Y cabe también la posibilidad de que los empresarios hayan tenido que resignarse a trabajar por las buenas con la 4T, por más que sienten nostalgia de las amenazas desde el poder. Como aquella de “coopelas o cuello”, de tiempos del calderonato.

¿Y si, honradamente, se han convencido de las bondades de la 4T que con estabilidad macroeconómica, peso firme, cero ajustes fiscales, adelgazamiento de la burocracia y austeridad gubernamental los ha beneficiado como ningún otro gobierno?

El caso es que acudió al Palacio Nacional lo más granado de la empresa, el dinero y los negocios. Y que lo ahí visto y que los medios malreportaron, fue un ambiente no de condescendencia sino de respeto y hasta abierta camaradería.

Al observar una atmósfera tan distendida resultó inevitable reparar en que, si el acuerdo antiinflación fue cabildeado y armado por Rogelio Ramírez de la O. este discreto funcionario se ganó a pulso un lugar entre quienes pujan por la candidatura de Morena en 2024.

¿Obró el cambio en la actitud de los empresarios la áspera cercanía de los convenencieros Alito y Moreira?

¿Leyeron los libros de Josefina Vázquez Mota? ¿Tomaron algún curso ultrarápido de grilla, cinismo y marrullerías impartido por el alegre dueto Calderón y Zavala?

Nadie lo sabe. Pero está claro que si al inicio de la mañanera del miércoles 4 los opositores tenían una leve esperanza de que fuese un desvarío, cuando a la mitad oyeron cantar a Cervantes Díaz les cayó la gota fría.

Tan desorientados están ahora que ya perdieron las formas y mienten con descaro o tuercen el sentido de las palabras de quienes han sido sus declarantes consentidos. Lo sufrió en carne propia el líder patronal Medina Mora.

El diario Reforma hizo decir en tono insidioso al jefe de la Coparmex cosas que en aquella mañanera se dijeron de modo copioso, pero como mera explicación o diagnóstico objetivo de una realidad compleja.

Por ejemplo, que el plan antiinflación resulta limitado incluso en el tiempo –seis meses– porque no se sabe qué sucederá con la inflación global y el curso de la pandemia es todavía incierto.

Y que hace falta incrementar la producción de maíz, algo tan patente que por eso el acuerdo incluye la distribución de fertilizantes.

Desde los inicios del gobierno legiones de locutores y comentaristas han llenado horas de radio y tv –el caso de Jesús Martín Mendoza en El Heraldo es vomitivo—con rabiosos ataques al Jefe del Ejecutivo porque hace o porque no hace.

Ahora lo hacen con la cantaleta de que el Pacic va directo al fracaso, porque es un pacto idéntico a los iniciados en tiempos de Miguel de la Madrid, o porque sólo busca contener la inflación no la reducción de precios.

Por fortuna –virtudes de la mañanera— la nación entera pudo ver en vivo y en directo la buena actitud del sector privado frente a las propuestas del gobierno.

Lo cual despeja un poco la ya irrespirable atmósfera del parloteo opositor y atempera la pugnacidad de la cínica manipulación informativa.

—————————————–

En lugar de hacer campaña por su after-hours en la presidencia gringa, Donal Trump debería estar haciendo gárgaras con el desinfectante a base de cloro, jabón y lejía que él recomendó beber para curar la covid-19.

Sería lo más sensato por parte de este deslenguado magnate, cuyos desafueros verbales acaba de develar su secretario de Defensa, Mark Esper, en el libro de memorias “Un juramento sagrado”.

Uno de esos despropósitos, supuestamente, fue la exploración por Trump, en dos ocasiones en 2020, sobre la factibilidad de “disparar unos misiles Patriot hacia México”, en secreto –“nadie sabría que fuimos nosotros”–, para destruir laboratorios de drogas y acabar con los cárteles.

Se antoja una idea tan pueril, comparable sólo con la jocosa intención de aquel político que proponía asfaltar el río para hacer una carretera… de alta velocidad porque sería únicamente de bajada. Mas el curtido militar la tomó en serio… 

Las cosas de quien vienen. Que Trump es un lengüilargo no requiere demostración; pero no es Esper el más idóneo para decirlo, porque fue despedido por el detestable empresario y político.

El Jefe del Pentágono afirma ahora que Trump “es una persona sin principios que, dado su interés propio, no debería estar en el puesto de servicio público”.

Y que su intención de bombardear México se debía a que, según él, los mexicanos “no tienen control sobre su propio país”. ¡Pamplinas!

Lo que se le debe exigir a este par de mentirosos –¡cloro para los dos!— es que saquen a México de su carnaval electoral.

—————————————–

¡Arrepentido debe estar el gobernador tejano Greg Abbott de su desastrosa disposición de entorpecer el flujo de mercancías de México hacia sus pagos, que alguna vez fueron nuestros!

Las ociosas revisiones exhaustivas al transporte, que redundaron en virtual cierre de la frontera durante seis días, les costaron a los texanos 4.2 mil millones de dólares. Y una estéril confrontación con la Casa Blanca.

No parece atinado, sin embargo, el acuerdo del canciller Marcelo Ebrard con su par estadunidense Antony Blinken relativo a construir un nuevo puerto fronterizo en Las Cruces, Nuevo México, para reducir la dependencia respecto al tránsito de mercancías por Texas.

¿Buscan nuestras autoridades ponerse a jugar al gato y el ratón con los gobernadores gringos?

Los puertos fronterizos deben estar donde se les necesita, no donde recomienda la coyuntura política. Si en Las Cruces hace falta uno, constrúyase; pero no bajo la premisa de que con ello se eludirá el chantaje.

¿Qué les hace pensar a nuestros funcionarios que el cáncer tejano no hará metástasis en Nuevo México y que no aparecerá allá otro Abbott, si los antimexicanos se dan silvestres allende la frontera?

Lo que procede es someter con la ley y el derecho internacional en la mano al gobernador de Texas, quien ya resiente en la economía y sus sueños releccionistas las consecuencias de su mayúscula torpeza.

————————————-

Hizo bien Amlo en exhibir en su gira por Centroamérica y Cuba el nulo interés de los Estados Unidos en resolver el problema migratorio.

En cada una de sus escalas recordó que hace ya cuatro años que el gobierno gringo se comprometió a destinar 4 mil millones de pesos al desarrollo de Centroamérica, y que esa promesa se quedó en el aire. No ha fluido ni un solo centavo.

No es la primera que el Tío Sam incumple su palabra; podría más bien decirse que eso es lo ordinario.

Palmario ejemplo fue el Plan Mérida, al cual la Casa Blanca canalizó apenas un puñado de dólares, mientras que México aportó un volumen ingente de recursos.

El ofrecimiento de los 4 mil millones de dólares, es cierto, comprometió la palabra de Ttump, cuyo valor es equivalente a unos cuantos bilimbiques.

Pero la administración Biden no ha dado ni el más leve indicio de que le interesa cumplir este compromiso gubernamental institucional. Prueba de que demócratas y republicanos son la misma gata revolcada.

Así las cosas, conviene exhibir las falacias gringas; pero, sobre todo, recordarlas y tomarlas en cuenta a la hora de negociar y darles respuesta a las exigencias del vecino.

RESCOLDOS

En el inicio de su gestión como gobernador de Guanajuato Diego Sinhue se perfiló como una de las mejores cartas del PAN para contender por la Presidencia en 2024. Dedicó dinero y tiempo a pulir su imagen con tal propósito. Pero, ya tiró el arpa. Anunció que se jubilará a los 43 años, al terminar su gobierno ¿Tan anoréxico ve su partido o tan rotundo ha sido su fracaso como gobernante? O, peor aún, ¿tan larga es la cola que podrían pisarle en una eventual contienda? 

aurelio.contrafuego@gmail.com

 

……………………………………………………………………

 

CATEGORIES
Share This
error: Este contenido está protegido!!