Luke Perry no sólo gozó del reconocimiento en Hollywood, también del enorme cariño de sus colegas, familia y la gente con la que llegó a coincidir a lo largo de su vida, prueba de ello son «las conmovedoras historias de generosidad y bondad» del actor que su familia recordó tras su trágica muerte. Fue uno de los rostros más conocidos de la década de 1990 gracias a su participación enBeverly Hills, 90210, pero su legado fue más allá de una exitosa serie juvenil.

El actor nació un día como hoy, pero de 1966 en Mansfield, Ohio. Al terminar la escuela secundaria se trasladó a Los Ángeles en busca del sueño de convertirse en una estrella de cine. Trabajó pavimentando carreteras, mientras asistía a castings con la esperanza de que alguien llamara a su puerta; tuvo que realizar más de 200 pruebas, hasta que lo eligieron para un anuncio en televisión.

Sin duda, interpretar a Dylan McKay en Beverly Hills, 90210 lo llevó a la fama; sin embargo, formó parte de otros importantes proyectos tanto en la pantalla chica como grande.

Participó en películas como The Fifth Element, 8 Seconds y American Strays, además prestó su voz en series animadas como The Incredible Hulk y Mortal Kombat.

La trágica muerte de Luke Perry

A principios de marzo, el actor sufrió un derrame cerebral cuando se encontraba en su casa, ubicada en Sherman Oaks, California. De acuerdo con TMZ, fue ingresado a un hospital en donde permaneció varios días en coma inducido para tratar de su cerebro se recuperara, pero el daño era demasiado extenso y murió el 4 de marzo del 2019. Tenía 52 años.

En su momento, Arnold Robinson -representante de Luke Perry- señaló que el actor falleció «rodeado de sus hijos Jack y Sophie, su prometida Wendy Madison Bauer y su ex esposa, Minnie Sharp».

«Me enorgullece saber que mi padre tocó a tanta gente de una manera muy positiva y los hizo sentir mejor», señaló su hijo Jack meses después en los Premios American Icon. Además compartió la más grande lección que le dejó su padre: «Me enseñó a ser lo más amable que pedas con todos los que puedas».

‘Once Upon a Time in Hollywood’, su última película

El actor acababa de filmar el que sería su último filme: Once Upon a Time in Hollywood (Érase una vez en Hollywood), escrita y dirigida por Quentin Tarantino. En la película Luke Perry encarnó a Wayne Maunder, coprotagonista de la serie de televisión wéstern Lance que recreó el director en la trama.

En octubre de 2019, luego del estreno de la cinta, la producción compartió una escena eliminada en la que aparece el fallecido actor junto a Timothy Olyphant y Julia Butters.

Su despedida en ‘Riverdale’

Luke Perry era parte del elenco principal de la serie juvenil Riverdale en donde daba vida a Fred Andrews, el papá de Archie -interpretado por KJ Apa-. El actor tenía previsto retomar su papel en la cuarta temporada, en la cual la producción y los actores rindieron un homenaje a Perry en el primer episodio.

El capítulo lleva por título «In Memoriam». En lugar de buscar a alguien más para el papel, los creadores decidieron honrar a Luke Perry y darle un emotivo y heroico final a su personaje, quien fallece en un accidente automovilístico salvando a una mujer (Shannen Doherty) que está a punto de ser atropellada.

«Estuvo ahí en cada momento bueno y en cada momento malo. Es el mejor hombre que he conocido (…) Me duele saber que no podré verlo o hablar con él de nuevo, pero su espíritu y su memoria viven, en este pueblo y en toda la gente que le conoció», señala el personaje de KJ Apa.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir