Varios hombres irrumpieron un estacionamiento para atentar contra  Jesús Galván Rojas, presidente municipal de San Pedro y San Pablo Ayutla, en Oaxaca, por presuntos reclamos de corrupción.

Los inconformes golpearon y rompieron la puerta de acceso del lugar, en donde arrojaron bombas. El munícipe, quien pretendía abordar el vehículo, fue rescatado por personal de su ayudantía y logró salir del sitio por una puerta lateral.

La Fiscalía General de Justicia del estado integró una carpeta de investigación por la agresión contra Jesús Galván Rojas. En el lugar, los manifestantes exigieron a la asamblea comunitaria una reunión para llamar a cuentas al munícipe.

Rubén Calleja Pérez, representante de uno de los inconformes, adelantó que parte de la inconformidad del grupo contra el munícipe, fue por una supuesta alianza con las autoridades municipales de Tamazulapam del Espíritu Santo para romper el acuerdo de mancomunidad, de lo cual advirtieron nunca fueron consultados.

Ante ello se presentó un recurso de queja en la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) y la defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO).

“Nosotros en Ayutla fuimos despojados de nuestras tierras por comuneros de Tamazulapam, que hasta nuestras fuentes de riego y de abasto de agua nos arrebataron y ello lo olvidaron nuestras autoridades municipales y agrarias”, agregaron.

Sin embargo ante instituciones agrarias estatales y federales, hay un acuerdo firmado entre los municipios de San Pedro y San Pablo Ayutla y Tamazulapam, que pone fin a la disputa agraria, se rompe con la mancomunidad y el conflicto por la disputa de un manantial y un bosque, que podrá ser utilizado por ambas localidades indígenas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir