Reconocimiento facial, controles biométricos e inteligencia artificial (IA) llegarán a varios documentos gubernamentales antes de que termine el año. Con la incorporación de estas tecnologías se avanzará en el objetivo de tener gobierno inteligente, y ya hay proyectos en marcha como señala a MILENIO la empresa IQSEC; sin embargo, ni los presupuestos ni los objetivos se han alineado aún en México, para su crecimiento definitivo, según el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF).

Uno de los proyectos en estudio es la implementación del uso de reconocimiento facial con el objetivo de agilizar el proceso para expedir la identificación oficial que expide el Instituto Nacional Electoral (INE), con lo que se podría implementar un nuevo servicio en México para obtener el documento sin necesidad de acudir a las oficinas del órgano autónomo.

“El proyecto permitiría a los mexicanos gestionar la identificación desde dispositivos móviles o computadoras, que tengan la facilidad de reconocer las facciones del rostro, explicó Israel Quiroz, CEO de IQSEC, empresa especializada en la creación de soluciones de seguridad informática.

Sin revelar monto de inversión, el directivo dijo que el INE se encuentra realizando pruebas tecnológicas desde hace medio año. Se prevé que este servicio sea complementario a la tecnología biométrica que ya utiliza el instituto.

Si bien, se desconoce la fecha exacta en la que el INE pueda arrancar este nuevo servicio; Quiroz mencionó que desde el soporte tecnológico que ofrecen la compañía que dirige, el reconocimiento se podría dar de forma general en todo el territorio nacional.

De pasaportes a pruebas de vida

La firma, que inició operaciones en 2007, invirtió en el último año dos millones de dólares para la creación de su cartera de productos tecnológicos. Hasta el momento, IQSEC cuenta con seis proyectos con el sector público.

Algunas de las dependencias públicas con las que trabaja IQSEC destacan la Secretaría de Educación Pública (SEP); el Sistema de Administración Tributaria(SAT), el Poder Judicial de la Federación y la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

La Identidad Digital del Poder Judicial de la Federación, Clave Única del Registro de Registro de Población (CURP), la Firma Electrónica Avanzada (FIEL) y las Cédulas Electrónicas, son algunos de los trámites con los que trabaja la empresa privada.

En el caso de la SRE, se desarrolla el nuevo pasaporte electrónico, documento que tendrá un chip y datos biométricos de los usuarios. Dicho documento se podrá obtener a partir de octubre de este año.

Además, la empresa trabaja en un prototipo con el Colegio de Notarios del Estado de Jalisco para echar a andar la “validación facial de forma remota y con prueba de vida”, explicó Quiroz.

Hasta el momento, IQSEC cuenta con seis proyectos con el sector público. Foto: (Shutterstock)

Sin políticas definidas

Pero se trata de avances aislados. En un oficio enviado a la Unidad de Inversión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público en mayo pasado, la Secretaría de Gobernación solicitó una nueva fecha para poner en marcha el proyecto de identificación de datos biométricos, reconocimiento de iris y rostro, el cual tendría un costo de 494.3 millones de pesos.

Según el estudio “ExperiencIA: datos e inteligencia artificial en el sector público”, realizado por CAF, los gobiernos de la región están desarrollando estrategias de inteligencia artificial en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Perú y Uruguay, pero sólo este último país ha centrado su estrategia específicamente en el sector público.

En México, CAF afirma que si bien desde el 2018 la administración pública dio a conocer 14 principios para la explotación y uso de la IA; “en la actualidad no hay una claridad ni una hoja de ruta que seguirá el gobierno para tales objetivos”.

Confiabilidad y datos personales

En tanto, un análisis de la publicación especializada en investigación científica y económica, Business Innova Sciences, sostiene que la tecnología, como la inteligencia artificial, además de la automatización de procesos y digitalización, apuestan por incrementar el desarrollo, aunque existen resistencias.

“Aplicar la automatización en general siempre ha generado desconcierto entre la población laboral mundial, pues más del 70 por ciento de latinoamericanos, europeos y estadunidenses percibe a la IA y robótica como un peligro para ellos”, sostiene el documento.

Por otro lado, existe también la desconfianza de la seguridad de los datos personales. “El reconocimiento facial funcionará de forma similar como se utilizan los servicios biométricos, no se van a exponer los datos personales de los individuos, pues estarán encriptados”, comentó Quiroz.

La tecnología, como inteligencia artificial, automatización de procesos y digitalización, apuestan por incrementar el desarrollo. Foto: (Shutterstock)

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir