CIUDAD DE MÉXICO.

Absolutamente nada de lo que le conocías a la Grand Cherokee te servirá para an­ticipar las sorpresas con las que Jeep busca cautivar a propios y extraños con la nueva generación de esta ca­mioneta, a la que se le agregó mucho más que una L en su denominación.

Si eres amante de este modelo, agárrate porque la marca echó la casa por la ventana, para mantener, y si le es posible, incrementar el éxito de uno de los vehículos mejor vendidos en el mundo.

Para ello ha incorporado una serie de atributos que nunca antes le habíamos vis­to a un Jeep, como acabados con piel Palermo con Nappa acolchada, un sofisticado sis­tema de infoentretenimiento con pantalla táctil de más de 10 pulgadas, vinculado a un estéreo McIntosh de 19 bo­cinas que incluye un siste­ma de cancelación de ruido e iluminación interior con LED que puede variar en cin­co distintos colores, sólo por mencionar algunos.

Si nunca antes te había llamado la atención esta ca­mioneta, toma nota, pues los ingenieros de la marca se han servido con la cuchara grande para ofrecer todo un arsenal tecnológico a bor­do, de tal suerte que hoy es capaz de irse a pelear con una Lincoln o incluso una Mercedes-Benz sin sentirse intimidada.

El precio de esta SUV es prácticamente el mismo que el que tendrías que desem­bolsar por la Suburban más equipada que se vende en nuestro país, lo cual podría sonar a locura, sin embargo, analizando cada detalle con el que ha sido reconfigura­da esta propuesta, la idea no será tan descabellada; toda vez que quien acceda a la nueva Grand Cherokee L, se­guramente estará buscando la crema y nata del segmento y no será el costo, sino lo que recibe a cambio lo que defi­nirá su decisión de compra.

MANOS A LA OBRA

A punto de abrocharnos el cinturon de seguridad para echar a andar esta nueva ca­mioneta, que ya nos había apantallado con su diseño exterior, cerramos los ojos y aspiramos profundo, obli­gando a nuestros sentidos a conectarse con la atmósfe­ra que nos rodeaba, no hubo una sola parte de nuestro cuerpo que no se sintiera en una atmósfera premium.

El olor; las texturas que nos invitaron a pasar las ye­mas de los dedos en más de una ocasión para disfrutar de la experiencia; la sujeción del asiento y el confort que nos brindó; curiosos no pudi­mos evitar abrir los ojos para ver con detenimiento lo que nos rodeaba y constatar que no era una ilusión, fue como chupar un limón profunda­mente, pues la experiencia se hizo aún más intensa al ver las texturas, el contraste de los materiales y el cuidado que pusieron en la ejecución de cada detalle, en el diseño de que cada rincón y en la perfección que buscaron con cada maniobra.

Como todo buen Jeep su apariencia es robusta y poderosa, pero no deja de ser una SUV que ostenta líneas elegantes y sofisticadas, características de la Grand Cherokee.

Sí apostaron fuerte, pero la recompensa valió la pena.

DOBLE O NADA

Ambiciosos, y con cierta afi­nidad por lo que hasta aho­ra habíamos experimentado, quisimos ir por más, probar más y sentir más, era hora de echarla a andar.

Pisamos el pedal del freno y oprimimos el botón de en­cendido. Nuestra mirada hizo un recorrido de derecha a iz­quierda buscando un sonido que delatara el ronrroneo del motor Hemi V8 de 357 caba­llos de fuerza, sin embargo no lo encontramos, la razón fue el extraordinario sistema de insonorización de esta ca­mioneta, listo para filtrar los ruidos del exterior y ofrecer una cabina muy silenciosa.

En cuanto nos empeza­mos a mover, la camione­ta de inmediato comenzó a elevarse para ajustar su altu­ra con respecto al piso, pues habíamos elegido un modo de manejo que obligaba a la suspensión neumática Qua­dra Lift a darnos un poco más de altura para sortear las irregularidades del camino sin sacrificar confort.

Además del confort y espacio que ofrece el habitáculo, la selección de los materiales combina superficies digitales con materiales de lujo.

Para Jeep su concep­to de lujo es uno que inclu­ye una tracción 4×4, la cual te garantiza que no habrá nada que te detenga, pero que además nada te inco­mode, de tal suerte que, cuando comenzamos a ata­car el pedal del acelerador, la sensación de estar en una camioneta robusta, que se planta bien en el camino, que es capaz de enfrentar con la misma solvencia caminos irregulares que autopistas y no quedar a deber en cuan­to a su desempeño gracias al empuje de 390 libras-pie de torque, debe estar incluida.

El consumo de combus­tible también nos pareció razonable y esto hay que atribuírselo, en gran parte, al buen trabajo de una trans­misión automática de ocho velocidades.

DISPUESTA A TODO. La tracción 4X4 facilita su desplazamiento por terrenos díficiles.

El siguiente rubro en el que esta camioneta incre­mentó sus prestaciones es el de la seguridad, pues, gracias al arsenal tecnológico que ahora tiene, más allá de los radares y multiples sensores que integra, parece que tiene ojos por todos lados, incluso de gato, ya que puede ver de noche. Gracias a todo esto, la camioneta evita accidentes al por mayor e inclusive toma decisiones para anticiparse a fallas humanas.

La cereza del pastel es su novedoso sistema de infoen­tretenimiento, que ahora se jacta incluso de proyectar in­formación al parabrisas a tra­vés de un Headuo Display de 10 pulgadas.

TALLA L. La nueva fórmula de la Jeep Grand Cherokee incluye una tercera fila de asientos, que lleva a esta propuesta a una nueva categoría.

La nueva Grand Cherokee es una afortunada mezcla que reúne en un sólo vehí­culo, lujo, confort, tecnlogía y fuerza, la perfecta fusión en­tre la tradición de una gran marca y la visión de futuro de hacia dónde irán los vehí­culos todoterreno, digitales e inteligentes.

SEGURIDAD

BOLSAS DE AIRE: Frontales, laterales, de tipo cortina y de rodilla para conductor y pasajero.

CINTURONES: De tres puntos, ajustables y con pretensionadores.

FRENOS: De disco con ABS.

OTROS SISTEMAS: Control de tracción y estabilidad, sensores delanteros y traseros, asistente de estacionamiento automático, monitoreo de presión de neumáticos, sensor de punto ciego y ruta transversal de reversa, mantenimiento de carril, asistencia de frenado en lluvia, control de ascenso y descenso en pendientes, control crucero adaptativo, cámara de 360° con visión nocturna y detección de peatones y animales, alerta contra colisiones frontales y de intersección, detección de fatiga del conductor, sensor de lluvia.

EQUIPAMIENTO

ASIENTOS: Forrados en piel con ajuste eléctrico, calefacción, ventilación y masaje; segunda y tercera filas abatibles.

VOLANTE: Forrado en piel, multifunción, ajustable y con calefacción.

ENTRETENIMIENTO: Sistema Uconnect 5 con pantalla táctil a color de 10.1 pulgadas con radio AM/FM/USB, Bluetooth, conectividad Apple CarPlay y Android Auto inalámbricos, equipo de audio McIntosh con 19 bocinas, Head Up display a color de 10 pulgadas, panel de instrumentos con pantalla de 10.25 pulgadas.

MÁS EQUIPO: Aire acondicionado automático de 4 zonas, encendido de motor por botón, freno de estacionamiento eléctrico, cargador inalámbrico, espejos eléctricos, calefactables, con memoria, abatibles eléctricamente, con luces direccionales, electrocrómicos, auto ajustables en reversa y con luces de cortesía, faros y calaveras LED, quemacocos dual panorámico, rines de aluminio de 21 pulgadas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

 

Compartir