La vitamina D desempeña un papel fundamental en el metabolismo y la mayor fuente de donde se puede obtener es la exposición a la luz solar, sin embargo, para que el cuerpo pueda absorberla en niveles apropiados también existen algunas fuentes que se pueden incorporar en tu dieta. Aquí encontrarás una lista de 10 alimentos para fortalecer tus pulmones con vitamina D.

¿Qué alimentos sirven para fortalecer los pulmones?

Algunos padecimientos del sistema respiratorio se encuentran asociados con niveles irregulares de vitamina D, particularmente con la vitamina D3, por eso, la siguiente lista de alimentos reunidos por un grupo de especialistas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Antioquia en Medellín  te ayudarán a absorberla mejor, sobre todo si no estás teniendo suficiente exposición a la luz solar:

  • Salmón, fresco o enlatado
  • Sardinas
  • Atún
  • Aceite de hígado de bacalao
  • Yema de huevo
  • Champiñones frescos o secos al sol
  • Leche fortificada
  • Jugo de naranja fortificado
  • Yogur fortificado
  • Cereales fortificados

Además de estas fuentes también existen suplementos alimenticios que la contienen, y que se encuentran a la venta en diversas presentaciones.

¿Qué más debo hacer para fortalecer los pulmones?

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que la deficiencia de vitamina D impacta en el sistema inmunitario, entre otros, y esto permite que el sistema respiratorio sea propenso a infecciones, de ahí la importancia de garantizar tomar sol en una cantidad suficiente diariamente y facilitar la absorción de la vitamina D con una alimentación que la integre, así como la actividad física necesaria para que los músculos que participan en la respiración se encuentren fuertes.

La actividad física juega un papel relevante en este sentido. Entre las recomendaciones que la Sociedad Respiratoria Europea y la Sociedad Torácica Americana han comprobado principalmente con pacientes de EPOC, se encuentran el realizar 20-60 minutos de actividad física entre 3 y 5 veces a la semana en ejercicios aeróbicos en intervalos con ejercicios de baja intensidad; levantar peso para mejorar la fuerza muscular de los brazos y del tronco superior, aunque no es necesario que sea en grandes cantidades; también se sugiere la respiración profunda para mantener habilitados los alveolos en la base de los pulmones.

 

Esta nota originalmente se publicó en Cardamomo

 

Compartir