Los meteorólogos de Estados Unidos vigilan este viernes el desenvolvimiento detres sistemas en el Atlántico, dos de los cuales podrían convertirse el fin de semana en depresiones tropicales.

De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés), un “área de baja presión” ubicada esta mañana a unos 240 km al este de Cabo Hatteras, en Carolina del Norte (EE.UU.), podría este sábado transformarse en una depresión o tormenta tropical “de corta duración”.

Al margen de su desarrollo, este sistema en el Atlántico, que se mueve con dirección noreste a unos 24 km/h, puede producir este fin de semana un fuerte oleaje en las costas atlánticas del centro y noreste de EE.UU., así como en partes de Canadá.

El NHC, por otra parte, informó que una ola tropical ubicada entre las Antillas y las islas de Cabo Verde está produciendo lluvias y tormentas, y que las condiciones meteorológicas podrían derivar en la formación de una depresión tropical hacia el fin de semana o comienzos de la próxima.

El centro meteorológico, con sede en Miami (Florida), alertó que el grupo de islas que componen las Antillas Menores, entre ellas Barbados, Dominica y Trinidad y Tobago, deben vigilar el desarrollo de esta ola tropical, que se mueve hacia el oeste-noroeste a unos 32 km/h.

De igual forma, en el extremo este del Atlántico, a unos 320 km al sureste de las islas de Cabo Verde, una ola tropical está generando tormentas, aunque las posibilidades de que derive en una depresión o tormenta tropical en los próximos cinco días son bastante bajas, de un 20 por ciento, según el NHC.

La ola se mueve lentamente a poco más de 8 km/h con dirección oeste-noroeste, informó el centro.

En lo que va de este año se han formado seis huracanes en la cuenca atlántica, Elsa, Grace, Henri, Ida, Larry y Nicholas, de los cuales Grace, Ida y Larry alcanzaron la categoría mayor, 3 o más.

El último de ellos, Nicholas, tocó tierra esta semana en el este de la península de Matagorda, en Texas (EE.UU.), pero rápidamente se debilitó a tormenta tropical.

Descargó fuertes lluvias en Texas, Luisiana y otras partes del sureste de EEUU, además de producir cortes de energía.

Esta nota originalmente se publicó en López-Dóriga Digital

 

Compartir