A pesar de las recomendaciones de las autoridades sanitarias de evitar aglomeraciones con motivo de las fiestas patrias, cientos de personas abarrotaron el Zócalo de la ciudad de Oaxaca sin importar que los contagios de Covid-19 en la entidad permanecen al alza.

El gobierno del estado emitió un comunicado para informar que el Grito de Independencia sería sin público, sin embargo, muchos hicieron caso omiso, pues restaurantes cercanos al Zócalo prepararon platillos especiales para recibir a los comensales.

Las restricciones brillaron por su ausencia durante los festejos patrios, algunas personas caminaban sin cubrebocas, otras estornudaban, y otras más, se bajaban el cubrebocas para hablar por teléfono.

Mientras que, en algunas calles, las autoridades municipales colocaron bandas de música para amenizar la noche del 15 de septiembre.

En restaurantes tampoco se siguieron las recomendaciones de sana distancia y cientos aprovecharon para celebrar la noche mexicana.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

 

Compartir