En México «nos llueve sobre mojado», pues la temporada de huracanes llegó acompañada de inundaciones y sismos en la última semana, lo que puede impactar directamente sobre el patrimonio, dígase automóviles o casas, de las que sólo 6.5 por ciento de las viviendas y 18 por ciento de las empresas están aseguradas por decisión propia de sus dueños.

Y es que, las afectaciones que más allá de la magnitud y de la catástrofe natural que se trate, generan gastos en reparaciones por miles de pesos o hasta millonarios en caso de que un inmueble quede inhabitable. Las casas y edificios se ven afectados por estos fenómenos, y los daños van desde caídas, roturas o pérdida de objetos en el interior, hasta la fractura de estructuras, lo que es un grave peligro de seguridad.

​¿Existen los seguros contra catástrofes?

Los seguros de hogar en México son pólizas que protegen la estructura física de las viviendas, así como las pertenencias y personas que ahí habitan ante todo tipo de siniestros, naturales o accidentes.

Si bien, al hablar de un seguro de casa las primeras coberturas que se vienen a la mente son el riesgo de incendio, robo, inundación o responsabilidad civil, lo ciertos es que la mayoría de estas pólizas consideran la protección ante sismos como prioritaria en el país, sobre todo al tratarse de una zona con una alta actividad sísmica.

De hecho, según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), 41 por ciento del territorio nacional y 31 por ciento de la población se encuentra vulnerable ante éste y otros fenómenos naturales.

Es por ello que cada vez más seguros contemplan el amparo ante estos fenómenos como daños estructurales, rotura de vidrios, afectaciones en objetos personales, electrodomésticos y todo tipo de objetos de valor.

Asimismo, se incluyen gastos médicos o funerarios, en caso de que una o más personas requieran de estos servicios a consecuencia de un colapso o la caída de estructuras.

¿Cuáles son las coberturas del seguro de hogar?

Entre las coberturas que esta póliza ofrece comúnmente se encuentran:

  • Pérdida total por colapso o daño estructural
  • Reparaciones en tejados, muros, pisos, escaleras y tuberías
  • Destrucción de pertenencias (electrodomésticos, pantallas, cuadros, muebles, etc.)
  • Pago de hospedaje y bodega
  • Demolición y limpieza de escombros
  • Robo de pertenencias
  • Incendios

Lo anterior enfatiza la importancia de contar con un seguro de hogar, tanto para proteger el patrimonio de las familias, como para darles seguridad financiera y tranquilidad ante este tipo de desastres naturales.

Por su posición geográfica, México es uno de los países más expuestos a riesgos catastróficos como sismos, huracanes, heladas, granizadas, entre otros. El Atlas Nacional de Riesgos que elabora el Centro Nacional de Prevención de Desastres indica que 45 por ciento del territorio de nuestro país está expuesto a inundaciones y 40 por ciento está clasificado como zona sísmica, lo que impacta a casi 77 millones de personas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir