De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), en 2020, Oaxaca registró una población de 4,132,148 habitantes, de las cuales 2,157,305 son mujeres y 1,974,843 hombres; la entidad ocupa el lugar 10 a nivel nacional por su número de habitantes y sólo Oaxaca de Juárez, la capital, representa el 6.55% de la población con 270, 955 personas.

Este crecimiento ha llevado a que la mancha urbana tenga un creciendo de manera desordenada. La mayoría de sus pobladores son gente que ha dejado sus municipios y comunidades de origen para buscar un mejor futuro en la capital del estado.

Los datos son poco halagüeños para los habitantes de Oaxaca pues, el 76% aún carece de acceso a la seguridad social, el 58% de servicios básicos en la vivienda y el 27% a la alimentación. Oaxaca es el tercer estado con mayor porcentaje de su población en condiciones de pobreza.

UNA ACCIÓN METROPOLITANA

En este sentido, el arquitecto y urbanista, Lázaro García Saavedra refirió que es urgente y necesario implementar una acción metropolitana de futuro, con un umbral al año 2050, ante el desorden urbano que se viene generando y colapsando los servicios de una ciudad que ha sido rebasada en su desarrollo urbano.
“Necesitamos comenzar a pensar a plantear la ciudad que queremos para el 2050”, porque en su consideración no se ha hecho una verdadera planeación de la misma, “es necesario ver a futuro y solucionar los grandes problemas que tiene Oaxaca de Juárez”.

García Saavedra apuntó que el crecimiento de la mancha urbana, la cual ha surgido en medio del desorden, es parte de la problemática que vive la ciudad, al igual como sucede con otras municipalidades del estado y otras del país.

“Todos los asentamientos que no son regulares, no responden a un plan de desarrollo urbano. En Oaxaca el último plan de desarrollo urbano que se revisó data de 1998 y se han dejado a la bondad de Dios. No pueden seguir así”.

El profesionista reiteró que las autoridades municipales y estatales deben pensar en el gran reto que es gobernar Oaxaca y dejen de ver al estado y a la capital como un botín político o comercial.

De la misma manera consideró que se hace necesario revisar y aprobar la creación de un Instituto de Desarrollo Metropolitano (IDM), que desde hace 13 años se propuso y que hoy es letra muerta; pero sin duda sería la mejor arma para combatir el caos urbano.

ASENTAMIENTOS IRREGULARES

Lomas de San Jacinto es una de las más de 300 colonias que se localizan dentro del perímetro de las 13 agencias que comprende el municipio de Oaxaca de Juárez; además de ser uno de los 30 centros poblacionales que no cuentan con todos los servicios públicos; gran parte de ellos por no ser un asentamiento “regular”.

De acuerdo con el regidor de Agencias y Colonias del Municipio de Oaxaca de Juárez, Ismael Cruz Gaytán, es en la parte alta de las agencias de Trinidad de Viguera, Pueblo Nuevo y Santa Rosa Panzacola, hacia conde la mancha urbana ha ido creciendo.

Estas tres agencias del municipio de Oaxaca de Juárez se ubican al poniente de la ciudad, su crecimiento es debido a muchos factores, uno de ellos en particular, la invasión de extensiones de tierra particulares que hacen que estas colonias no cuenten con un reconocimiento y por tanto, ante la indefinición de su propiedad, no tienen la posibilidad de hacerse de los servicios complementarios.

A escasos 20 minutos de la ciudad de Oaxaca, diversas colonias se han asentado en la capital oaxaqueña, muchas de ellas cuentan con un rezago social importante pese a que el gobierno federal etiqueta un 80 por ciento de los recursos municipales para su desarrollo.

Dentro de ellas está la colonia Lomas de San Jacinto, en donde sus habitantes carecen de los servicios básicos, como son el drenaje sanitario, además de que en ella se asientan miles de familias, muchas de ellas en extrema pobreza.

En medio de sus calles, angostas y con grandes pendientes, dejan ver el abandono por el cual han vivido ante su situación irregular por más de 20 años.

Aunque algunos de los sectores de esta colonia ya están regularizados, las condiciones de vida no han cambiado mucho ante el olvido oficial, sobre cuando la negativa vecinal se opone de manera sistemática para que puedan conectar los servicios elementales.

Mientras tanto, las instituciones de los tres niveles de gobierno gestionan programas sociales y de vivienda para abatir la pobreza, las colonias asentadas en el cinturón de la capital de Oaxaca se debaten entre la vida y la muerte.

 

……………………………………………………………………………………………………………

 

 

Compartir