El telescopio espacial James Webb, que según los astrónomos podría traer una nueva era de descubrimientos, se lanzará el 18 de diciembre, informó la NASA.

El aparato, de 10 mil millones de dólares, es un proyecto conjunto de la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Canadiense, y despegará en un cohete Ariane 5 desde el puerto espacial de la Guayana Francesa.

Actualmente se encuentra en las instalaciones del contratista Northrop Grumman en Redondo Beach, California, donde está a la espera de ser enviado.

«Webb es una misión ejemplar que significa el epítome de la perseverancia», dijo el director del programa de la NASA para el telescopio, Gregory Robinson, en un comunicado.

«Nos sentimos muy honrados de poner en órbita el telescopio espacial James Webb de la NASA con Ariane, una primicia para Arianespace y el equipo espacial europeo», añadió Stephane Israel, director general de Arianespace.

Los investigadores quieren utilizar el telescopio espacial, el mayor y más potente jamás construido, para mirar atrás en el tiempo, más de 13 mil 500 millones de años, y observar las primeras estrellas y galaxias que se formaron, unos cientos de millones de años después del Big Estallido.

Una característica clave es su capacidad para detectar el infrarrojo, ya que cuando la luz de los primeros objetos llega a nuestros telescopios, se ha desplazado hacia el extremo rojo del espectro electromagnético como resultado de la expansión del universo.

El principal telescopio espacial actual, Hubble, tiene una capacidad limitada en el infrarrojo.

Los astrónomos también esperan que el telescopio espacial James Webb impulse el descubrimiento de mundos extraterrestres.

Los primeros planetas que orbitan alrededor de otras estrellas se detectaron en la década de 1990 y ahora hay más de 4 mil exoplanetas confirmados.

SU ANTECESOR YA NO FUNCIONA

El telescopio Hubble, que ha estado en servicio durante más de 30 años en el espacio, no ha funcionado desde hace algunas semanas, según anunció la NASA, indicando que continúa «trabajando para resolver el problema».

«El telescopio en sí y los instrumentos científicos gozan de buena salud», aseguró la agencia espacial estadounidense.

Pero la computadora que controla estos instrumentos «se detuvo el 13 de junio» al final de la tarde, hora de Estados Unidos. Una prueba para reiniciarla falló al día siguiente.

Según las primeras indicaciones, el problema radicaría en un módulo de memoria dañado. También falló un intento de cambiar un módulo de memoria de respaldo.

El sistema de esta computadora fue desarrollado en la década de 1980. Se encuentra a bordo de un módulo que fue reemplazado en 2009 durante una misión de mantenimiento al telescopio.

Hubble, lanzado en 1990, revolucionó la astronomía y nuestra visión del Universo, registrando imágenes del sistema solar, la Vía Láctea y galaxias lejanas.

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

 

Compartir