El Gobierno de Nicaragua rechazó una “abusiva publicación” del embajador de México en Managua, Gustavo Cabrera, a quien no nombra, y con la cual, dijo, se coloca “en una posición injerencista y entrometida”.

“Respondemos a su abusiva publicación de hoy, reiterando a usted formalmente, que, como usted bien sabe, nuestro Gobierno nunca se ha entrometido en los asuntos internos de México”, señaló el Ejecutivo nicaragüense a través de una carta firmada por la viceministra de Relaciones Exteriores, Arlette Marenco, y enviada a los medios.

“Nunca hemos ignorado el principio de no injerencia o de no intervención. Nunca hemos denunciado o comentado la violencia, crímenes y violaciones a los derechos humanos, que según organismos y personajes mediáticos, ocurren en México, todos los días”, anotó.

“Nunca hemos recogido declaraciones de tantos personajes mediáticos, contra el Presidente o el Gobierno de México“, agregó.

El embajador mexicano en Nicaragua compartió en su Twitter un mensaje del escritor, novelista y exvicepresidente Sergio Ramírez Mercado, publicado ayer, en el que a través de un video señaló al mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, de haberlo acusado “a través de su propia Fiscalía”, de “realizar actos que fomentan e incitan al odio y la violencia”.

México juega papel de miseria cultural, histórica y política: Nicaragua

“Con el mensaje que usted ha difundido hoy en Nicaragua, usted y el Gobierno de México se colocan en una posición injerencista y entrometida, cumpliéndoles sumisa y fielmente a los yanquis (EE.UU.), sirviéndoles en el rol que tristemente han venido ustedes asumiendo, de interventores permanentes en nuestros asuntos propios, por encargo del imperio”, continuó Marenco.

La funcionaria agregó: “Es lamentable el papel de miseria cultural, histórica y política que hoy juega México, cuando creíamos que esa miseria y mezquindad humanas, esa desgracia, se acababa con el neoliberalismo, e iniciaba un ciclo de entendimiento y respeto, con el nuevo Gobierno del que usted forma parte”

“A México le decimos, como hermanos nuestros americanos, abusar es negar la libertad y el decoro, es menospreciar, indecentemente, la dignidad de nuestros pueblos. El abuso antipatriótico siempre lleva por caminos y destinos erráticos, errados, y despojados de la honorabilidad fraternal que debe caracterizarnos”, añadió.

Asimismo, la vicecanciller dijo al embajador que “México debe cumplir con su Doctrina Estrada y descontinuar ese lamentable, desdichado e infeliz camino de ocurrencias y vanidades, de servilismos y lacayismos, de pelelismos que niegan su propia historia”.

“Nicaragua, ni se vende, ni se rinde, jamás. No es con entreguismos y servilismos a la decadencia yanqui que se encaran los problemas del mundo y de nuestra América caribeña”, concluyó Marenco, quien también es ministra asesora del Presidente de la República para las Relaciones Internacionales.

México y Argentina evalúan situación

El pasado 25 de junio, el mandatario mexicano, Andrés Manuel López Obrador, pidió “garantizar las libertades”, evitar la “represión” y “no encarcelar”, cuestionado sobre la situación política en Nicaragua donde las autoridades habían detenido hasta entonces a 21 personas desde el 28 de mayo pasado, entre ellos cinco aspirantes de la oposición a la Presidencia.

Pese a manifestar López Obrador su “preocupación”, México se negó, junto a Argentina, a acompañar una resolución aprobada el 15 de junio por 26 países de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para condenar la persecución a los opositores en Nicaragua, con el argumento de la “no intervención en asuntos internos”.

Posteriormente, los dos países llamaron a sus embajadores en el país centroamericano a consultas para evaluar la situación.

México y Argentina anunciaron posteriormente que darían a conocer un nuevo paso sobre la situación política en Nicaragua, según dijo el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, sin que se conozca hasta ahora.

Nicaragua vive semanas convulsas tras las detenciones y acusaciones de al menos 36 líderes opositores y profesionales independientes, entre ellos siete que habían anunciados sus intenciones de aspirar a la Presidencia en los comicios del 7 de noviembre próximo, en las que Ortega busca reelegirse por cinco años más.

 

Esta nota originalmente se publicó en López-Dóriga Digital

 

Compartir