Menos del 10 por ciento de los pacientes mexicanos que padecen asma están controlados, lo que incide en la calidad de vida de las personas, señaló un experto.

“El asma es una enfermedad en la que menos de 10 por ciento de los pacientes están controlados, ese es el principal reto”, señaló en conferencia de prensa el inmunólogo y alergólogo mexicano José Antonio Ortega Martell.

Detalló que el asma es una inflamación de la vía aérea que tiene entre sus síntomas tos crónica, sibilancias respiratorias o jadeo y dolor torácico por no poder respirar, además de agitación al caminar a correr.

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el asmaafecta a unas 300 millones de personas en el mundo, de las cuales cerca de 250 mil mueren cada año por esta causa.

Estadísticas del sector salud de México indican que 7 por ciento de la población se ve afectado por problemas de asma.

Mientras que, tan solo en 2019, se presentaron 254 mil casos nuevos.

El especialista explicó que este padecimiento tiene causas principalmente genéticas, por lo que si la madre tiene asma, rinitis o dermatitis, su hijo tiene 40 por ciento de probabilidades de padecer asma, mientras que si el asmático es el padre la probabilidad se reduce a 20 por ciento.

Sin embargo, también existen algunos otros factores que pueden desencadenar este padecimiento, especialmente en los menores.

Entre ellos están el tabaquismo pasivo, la contaminación, el uso de muñecos depeluche en edades tempranas, tener alfombras en las habitaciones, el uso de aerosoles o inciensos en casa.

Ortega Martell destacó que cuando no existe el tratamiento adecuado, las exacerbaciones que caracterizan a esta enfermedad aumentan en gravedad y hacen que las vías respiratorias sean menos flexibles.

Es por ello que es importante que los pacientes que la padecen prevengan las crisis.

“Entre los tratamientos se encuentran las terapias biológicas en pacientes graves, que se diseñan con anticuerpos monoclonales, además de vacunas de alergia”, afirmó.

Finalmente, recordó que el asma no es un factor de más riesgo de contagio o complicación. Sin embargo, invitó a las personas a cuidarse, especialmente a los niños que padecen alergia para evitar enfermedades o complicaciones por el asma.

 

Esta nota originalmente se publicó en López-Dóriga Digital

 

Compartir