El número de homicidios en Michoacán se ha disparado en lo que va de 2021, registrando un incremento de hasta 400 por ciento en al menos 21 municipios.

Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) reportan 214 asesinatos entre enero y mayo del presente año en 21 municipios, cuando en el mismo periodo de 2020 sumaron 84 homicidios.

Las alcaldías afectadas se localizan más allá de la zona de Tierra Caliente ya que casi la mitad colinda con estados como Colima, Jalisco, Guanajuato y el Estado de México.

El mayor número de asesinatos ha ocurrido en los municipios de Charo y Tingüindín, con un aumento de 400 por ciento en comparación con el año pasado.

En Cotija subieron 325 por ciento; en Contepec, Copándaro y Jungapeo, 300 por ciento; y en José Sixto Verduzco y Tocumbo un 200 por ciento.

Los municipios de Puruándiro, Irimbo, Panindícuaro, Salvador Escalante, Pátzcuaro, Sahuayo, Chilchota, Coahuayana, Jiménez, Jiquilpan, Maravatío, Zacapu y Zitácuaro registraron un aumento de 200 por ciento.

A mediados de julio el estado de Michoacán vivió una semana de violencia generalizada por el reacomodo de al menos seis cárteles de la droga, que buscan expandir a sangre y fuego sus actividades ilícitas.

Se trata de organizaciones criminales como Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Carteles Unidos, esta última que opera ahora como un conglomerado de los cárteles de Tepalcatepec, de Los Reyes, de Camaleón y de La Nueva Familia Michoacana.

La Secretaría de Seguridad Pública del estado identificó que Cárteles Unidos desplegó comandos desde los municipios de Tepalcatepec, Coalcomán y Los Reyes hacia el de Buenavista, uno de los principales bastiones del CJNG.

Precisamente en Buenavista pobladores dieron cuenta de una serie de enfrentamientos entre sicarios, con sofisticadas armas como drones, explosivos y metralletas, en caminos rurales del municipio dedicado principalmente a la producción de limón.

 

Esta nota originalmente se publicó en López-Dóriga Digital

 

Compartir