El papa Francisco dio su bendición el domingo a los Juegos Olímpicos de Tokio desde la Ciudad del Vaticano.

En este periodo de pandemia, estos Juegos son un signo de esperanza, un signo de hermandad universal y de un sano espíritu de competición”, dijo Francisco dijo a los fieles reunidos en la Plaza de San Pedro para su aparición tradicional del domingo.

El papa ofreció su bendición “a los organizadores, los deportistas y todos aquellos que colaboran con esta gran celebración del deporte”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

 

Compartir