¿Tiros controlados o nueva escalada en gestación? La aviación israelí atacó este miércoles posiciones de Hamás en la Franja de Gaza, un día después de que fueran lanzados balones incendiarios desde el territorio palestino contra el sur de Israel, primeros incidentes importantes desde el alto el fuego de mayo.

Los ataques aéreos israelíes son los primeros desde la llegada al poder, el domingo pasado, del nuevo gobierno encabezado por el exministro de Defensa Naftali Bennett, que puso fin a más de 12 años de gobierno ininterrumpido de Benjamin Netanyahu.

En este contexto, el rey de Marruecos, Mohamed VI, transmitió este miércoles sus «cordiales felicitaciones» a Bennett, más de seis meses tras la reanudación de relaciones diplomáticas entre ambos países.

Este mensaje fue enviado el mismo día en que se esperaba la llegada al reino de una delegación palestina de Hamás liderada por su jefe político, Ismail Haniyeh.

Mohamed VI también señaló a Bennett «la determinación del Reino de Marruecos para proseguir su papel (…) a favor de una paz justa y duradera en Oriente Medio», según un comunicado oficial.

Bennett a través de otro comunicado señaló estar «determinado a reforzar las relaciones israelo-marroquíes en todos los ámbitos».

Primeros incidentes tras cese el fuego

De acuerdo a fuentes palestinas, la aviación israelí atacó al menos un sitio al este de Jan Yunis, ciudad del sur de la Franja de Gaza.

Alrededor de un millar de apartamentos, oficinas y comercios fueron destruidos en mayo en la última guerra con Israel, cuarta desde 2008.

El ejército israelí confirmó que sus «aviones de combate» atacaron sitios de Hamás utilizados para «reuniones» de ese movimiento, en represalia por el lanzamiento de balones incendiarios el martes, que provocaron incendios en Israel.

Estos incidentes son los primeros entre Israel y Gaza desde el alto el fuego del 21 de mayo, que puso fin a 11 días de una guerra que dejó 260 muertos del lado palestino, incluidos niños y adolescentes, y 13 fallecidos en Israel, incluido un niño y un adolescente.

Los ataques ocurren tras una manifestación de nacionalistas y de la extrema derecha que congregó el martes a más de mil personas en Jerusalén Este, sector palestino de la ciudad ocupado por Israel en 1967.

Además, soldados israelíes mataron este miércoles en Cisjordania a una mujer que, según éstos intentó atacar con su coche a varios militares.

El ministerio palestino de Salud se limitó a confirmar esta muerte cerca de Ramala, en Cisjordania. La agencia de noticias palestina Wafa la identificó como Mai Jaled Yussef Afana, de 29 años, natural de Abu Dis, ciudad palestina aledaña a Jerusalén.

Su tío, Hani Afana, indicó a la AFP que la joven «tomó esa carretera por error y no intentó cometer un ataque como asegura el ocupante (israelí)».

«Mai se había diplomado recientemente en una universidad jordana, tenía una hija de cuatro años y no tenía problemas», añadió.

La moderación

Estados Unidos y la ONU habían llamado a la moderación ante la polémica marcha, autorizada por el gobierno de Bennett.

El movimiento Hamás, que ha hecho de la defensa de Jerusalén su caballo de batalla en las últimas semanas, amenazó a Israel con represalias si la marcha se aventuraba por los barrios musulmanes de la ciudad.

La «marcha de las banderas» conmemoró el «día de Jerusalén» para los israelíes, cuando la parte oriental de la ciudad fue ocupada y anexada en 1967, una acción considerada ilegal por el derecho internacional.

Los manifestantes, incluidas figuras de la extrema derecha como Itamar Ben Gvir y Bezalel Smotrich, llegaron a la plaza frente a la puerta de Damasco, que accede al barrio musulmán de la ciudad, donde se encuentra la Explanada de las Mezquitas.

«El pueblo eterno no le teme a un largo camino», cantaban los manifestantes mientras agitaban banderas azul y blanco de Israel. Gritos de «muerte a los árabes» se escucharon también, según un equipo de AFP en el lugar.

En solidaridad con los palestinos heridos en los choques, Hamás lanzó cohetes a las grandes ciudades de Israel, que respondió con fuertes ataques y marcó el inicio de una guerra de 11 días, la cual concluyó con un alto el fuego negociado con mediación de Egipto.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

 

Compartir