El Tule es un gigantesco sabino, también conocido como ahuehuete –Taxodium mucronatum– que en náhuatl significa “viejo del agua” .

Se encuentra ubicado en  Santa María del Tule, a tan solo 12 kilómetros de la ciudad de Oaxaca.

Este ahuehuete es el árbol con el diámetro de tronco más grande del mundo,pues mide 14.06 metros (casi 44 metros de circunferencia aproximadamente). Se necesitan cerca de 30 personas tomadas de las manos para poder rodear el árbol; tiene 42 metros de altura, su copa cuenta con una circunferencia de 58 metros, volumen de 816,829 m3 y su peso es de 636 toneladas.

Un detalle del árbol del Tule. Rodrigo Cruz / México Desconocido

Una de las peculiaridades del Tule es que en su tronco se pueden ver diversas formas, como un elefante, la cabeza de un león, un cocodrilo y hasta la casita de un duende.

Las leyendas de árbol del Tule

Varias etnias de Oaxaca tienen la creencia de que los hombres provienen  de los árboles, existe un ritual conocido como la danza mixteca del sabino, de esta forma se le venera con ofrendas y ceremonias.

Existen dos leyendas acerca del origen del árbol del Tule. Los zapotecas cuentan que este gran ahuehuete fue plantado hace 1,400 años por Pechocha, un sacerdote de Ehécatl, dios del viento.

La otra leyenda nos habla del Rey Condoy, un líder ancestral de la región Mixe, quien dominaba el cerro Cempoaltépetl. El rey y sus seguidores emprendieron el viaje para construir la ciudad de Mitla y así evitar que otro rey se apoderará de esas tierras.

La construcción de esta nueva ciudad requería de mucho esfuerzo y trabajo; una noche todo cambió, pues un gallo cantó y eso era señal de mal augurio. El rey se asustó tanto que ordenó suspender la obra; por tal motivo, los palacios de Mitla están inconclusos.

Al regresar a sus tierras, el rey y sus seguidores pasaron por un pantanoso lugar en donde abunda una planta acuática de nombre tolin. Condoy se sintió cansado después de un largo camino por lo que decidió descansar y enterró su pesado bastón, este, por sorpresa, comenzó a retoñar y así fue como nació el gran árbol del Tule, que significa “árbol de la iluminación”.

Junto al árbol se estableció una población, ahora el Tule forma parte del atrio del templo de Santa María, en donde permanece de pie junto a otros sabinos pequeños y jóvenes.

 

Esta nota originalmente se publicó en México Desconocido

 

Compartir