Un hombre de 28 años que abofeteó al presidente francés Emmanuel Macron fue condenado a 18 meses de cárcel al ser declarado culpable de agredir a un funcionario público.

Damien Tarel fue arrestado rápidamente después del golpe del martes que dio a Macron en la cara mientras el líder francés saludaba a una multitud en el sureste de Francia.

Tarel dijo a los investigadores que golpeó sin pensar, dijo la oficina del fiscal.

Esta bofetada, «completamente inadmisible», es un «acto de violencia deliberada», dijo el fiscal Alex Perrin de cara al hombre de 28 años, cabello largo, camiseta verde y lentes en la nariz, quien fue juzgado de inmediato.

El fiscal solicitó una orden de detención en su contra. Le preocupaba un posible riesgo de reincidencia, diciendo que percibía «una especie de determinación fría» en este vecino de Saint-Vallier, desconocido para la justicia y miembro de asociaciones «en relación con las artes marciales, la Edad Media y el universo manga».

 

Esta nota originalmente se publicó en Vanguardia

 

Compartir