El gobierno de Puebla analiza todas las posibilidades para poder rescatar, de manera segura y sin riesgo para las personas, a los dos perros que cayeron en el socavón del municipio de Juan C. Bonilla.

Sin embargo, el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta dejó en claro que no permitirán que se ponga en riesgo la vida de personas al intentar el rescate en el socavón de 126 metros de diámetro

«Debemos decir que lo estamos viendo y que especialistas están analizando la forma de hacerlo, la decisión parece sencilla pero no lo es, es muy complicada», dijo.

En conferencia de prensa, el mandatario expuso que se da alimento sólido y agua a los dos canes en tanto se decide la mejor forma de poder sacarlos del socavón.

Barbosa descartó un rescate con el uso de un helicóptero y en rapel, pues ambas pondrían en riesgo a las personas que participarían en los operativos.

«Una tragedia humana en intento de rescate y al rato tuviéramos a una persona ahí que rescatar y no solo a dos perritos», afirmó.

Ayer se descubrió que el perro pitbull Spay, el cual había caído al socavón, se encuentra vivo junto con otro can, de nombre Spike, en el fondo del hoyo.

En un video que circuló en redes sociales, se observó a los dos canes en el fondo del socavón, en una orilla, ambos en buenas condiciones.

En el video, compartido por la Unidad de Rescate y Soporte Vital Animal URSVA, se ve a los dos animales parados y ladrando en el fondo del socavón que alcanzó 126 metros de diámetro.

El hecho causó furor en redes sociales y cientos de usuarios exigieron a autoridades el rescate de los dos animales.

El mandatario calificó como «conmovedor» la exigencia de rescatar a los «perrillos» o «lomitos», pero insistió que se estudia la opción que permita un rescate seguro.

«Se está estudiando y viendo, pero mientras no haya seguridad no no, son decisiones tan importantes», agregó.

Expuso que el tema es relevante que incluso se abordó en la Mesa de Seguridad, donde se analiza con diversas instituciones, incluido el Ejército mexicano.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

 

Compartir