Guangzhou (China), 01/02/2020.- Childrean wear an improvised face protection made from water bottles in order to protect against the coronavirus at the airport arrival terminal in Guangzhou, Guangdong Province, China, 01 February 2020. Guangzhou Airport, usually busy during the end of Spring Festival when Chinese travelers return to their homes, appeared deserted after many countries and international airlines suspended or limited flights to and from China, because of outbreak of coronavirus in Wuhan City. EFE/EPA/Alex Plavevski

China se prepara para vacunar contra el coronavirus a los niños a partir de los tres años de edad, convirtiéndose así en el primer país del mundo en inmunizar a los más pequeños, anunció este martes un laboratorio farmacéutico.

El gigante asiático, donde el covid-19 apareció a finales de 2019, ya administró casi 800 millones de dosis, hasta ahora únicamente a los mayores de 18 años.

Pekín, que erradicó prácticamente la epidemia en su territorio desde mayo de 2020, espera poder vacunar a por lo menos el 70% de su población para finales de año, es decir mil millones de habitantes.

Un portavoz del laboratorio Sinovac, que produce uno de los tres inyectables autorizados en el país, indicó que su inmunizante Coronavac podría distribuirse a los menores.

Se aprobó [el uso de] la vacuna de Sinovac estos últimos días para los tres a 17 años», declaró el vocero, sin precisar cuándo se administrarían las primeras dosis.

La farmacéutica finalizó sus pruebas clínicas en niños y adolescentes, cuyos resultados debe publicar la revista británica The Lancet, agregó.

Además de Sinovac (dos dosis), China aprobó el uso de los productos de Sinopharm (dos) y Cansino Biologics (una).

Los fármacos de los dos primeros también recibieron el visto bueno de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para su administración en adultos.

En otras partes del mundo, la Unión Europea (UE), el Reino Unido y Estados Unidos aprobaron el uso de la vacuna de Pfizer/BioNTech a partir de los 12 años.

 

 

Esta nota originalmente se publicó en Excelsior

 

 

Compartir