El serbio Novak Djokovic estuvo contra las cuerdas, dos sets abajo frente al italiano Lorenzo Musetti, de 19 años y 76 del ránking, pero tiró de galones a medida que su rival, debutante en un Grand Slam, se iba diluyendo y que acabó por retirarse, y se metió en sus decimoquintos cuartos de final en Roland Garros.

El número 1 del mundo fue un juguete en manos de un tenista desconocido durante 2 horas y 20 minutos, el tiempo que duraron los dos primeros parciales. Pero sólo necesitó otros 68 minutos para dar la vuelta al marcador, 6-7(7), 6-7(2), 6-1, 6-0 y 4-0 cuando el italiano prefirió marcharse. En total, 3 horas y 28 minutos.

Le habían tratado del brazo derecho al inicio del segundo set y cuando el marcador ya parecía imposible el italiano optó por no forzar más.

Djokovic, que busca su segundo título en París y que desde el día del sorteo apunta a las semifinales contra el español Rafael Nadal, que persigue el 14º, no le perdió la cara al partido.

Djokovic se llevó un susto antes de clasificarse por 49ª vez para unos cuartos de final de un Grand Slam, donde le espera otro italiano, Matteo Berrettini, que ni siquiera tuvo que jugar sus cuartos porque el suizo Roger Federer, muy disminuido físicamente tras dos operaciones de rodilla y más de un año alejado de las pistas, decidió no forzar más su físico y se retiró del torneo.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir