Alohomora: Este encantamiento permite abrir y desbloquear cerraduras cerradas con llave.

Con túnicas de Hogwarts y sombreros de brujos, cientos de potterfanáticos bebieron cerveza de mantequilla y posaron para fotos en los zapatos gigantes de Hagrid durante la esperada apertura de la tienda de Harry Potter en Nueva York.

Fans del joven mago hicieron fila durante horas bajo una fuerte lluvia para ser los primeros en visitar la tienda de tres pisos en el sur de Manhattan, que acoge la mayor colección de productos de Harry Potter en el mundo.

«Es realmente mágica», dijo Margaret Suárez, cuyo novio llegó para hacer fila antes de la apertura.

Suárez, de 30 años, eligió una varita mágica de la bruja Bellatrix Lestrange para acompañar los figurines Funko Pop de Harry Potter que ya estaban en su bolsa de compras.

«En mi corazón, soy bruja», dijo Suárez a la AFP. «Realmente quiero conseguir una varita y personalizarla para poder vivir mi mejor fantasía», añadió la neoyorquina.

Ruben Juárez, de 27 años, y su esposa viajaron desde Dallas, Texas, para la gran apertura de la tienda de 1.950 m2 cerca del icónico edificio Flatiron.

«Estamos emocionados de estar aquí. Amo todo lo que es de Harry Potter», dijo Juárez, que vestía la bufanda escarlata y dorada de la Casa Gryffindor.

Grandes multitudes se reunieron fuera de la tienda durante la mañana -los clientes debían reservar hora para entrar- y se llamó a la policía para garantizar el orden.

Cientos de potterfanáticos se dieron cita hoy durante la esperada apertura de la megatienda de Harry Potter en Nueva York. Foto AFP

La tienda acoge la mayor colección de productos de Harry Potter en el mundo. Foto AFP

Dentro, los fans del mágico mundo de la escritora J.K. Rowling se sacaban selfis frente a una cabina de teléfono roja como la que transporta a las brujas y magos al ministerio de la magia y compraron «fizzing whizzbees», una golosina efervescente. Foto AFP

También disfrutaron de la famosa cerveza de mantequilla que Harry disfruta con sus amigos. Foto AFP

La mayor tienda de Harry Potter debía abrir el verano boreal pasado pero su inauguración fue aplazada debido a la pandemia de coronavirus. Foto AFP

Dentro, los fans del mágico mundo de la escritora J.K. Rowling se sacaban selfis frente a una cabina de teléfono roja como la que transporta a las brujas y magos al ministerio de la magia y compraron «fizzing whizzbees», una golosina efervescente.

Se probaron jerseys del juego Quidditch, ojearon copias de la serie de libros más vendida de la historia y probaron la bebida favorita de los magos en el bar Butterbeer.

«Butterbeer (cerveza de mantequilla) es como soda crema pero con efecto. No se parece a nada en realidad», explicó Emilee Rodríguez, de 21 años.

La mayor tienda de Harry Potter debía abrir el verano boreal pasado pero su inauguración fue aplazada debido a la pandemia de coronavirus.Para Alexandra Ewing, de 19 años, valió la pena esperar.

«Me estoy divirtiendo como nunca. Estoy luchando contra las lágrimas todo este tiempo, me está encantando», dijo.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Sol de México

 

 

Compartir