Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, en inglés) concluyeron que la población vacunada del país puede ir sin cubrebocas en la mayoría de espacios cerrados, aunque deberán mantenerla en sitios con multitudes, como aviones, autobuses y hospitales.

La directora de los CDC, Rochelle Walensky, anunció el cambio de reglas en una rueda de prensa, en la que explicó que las autoridades sanitarias han tomado su decisión con base en estudios que prueban la efectividad de la vacuna contra COVID-19.

El anuncio significa que las personas que estén completamente vacunadas podrán volver a una vida casi normal, sin tener que llevar cubrebocas o guardar una distancia social en la mayoría de espacios exteriores e interiores.

 

Esta nota originalmente se publicó en Lòpez-Dóriga Digital

 

Compartir