El titular de la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales (FEDE), José Agustín Ortiz Pinchetti, reveló que la tercera parte de las denuncias que han recibido en este proceso electoral son presentadas por los partidos políticos con el pleno conocimiento de que no tienen sustento alguno, pero con el claro interés de distraer a los agentes.

En exclusiva con MILENIO, el fiscal electoral dio a conocer que desde que iniciaron las campañas electorales, han recibido 600 denuncias en todo el país, y hasta ahora 200 se han desechado completamente porque luego de invertir tiempo, recursos humanos y materiales en la investigación, se comprueba que son parte de una estrategia de distracción, para las denuncias que pueden constituir verdaderos delitos.

“Estos tiros los están enviando todos los partidos, o sea, es una especie de guerra de mentiras. Y peor que eso, lo hacen a sabiendas de que no hay sustancia en el delito, que no son delitos verdaderos, que son hechos inventados”.

Ortiz Pinchetti detalló a MILENIO una práctica política que calificó como “nefasta”, pues aunque se negó a dar detalles de los partidos políticos que están recurriendo a estas técnicas desleales, es generalizada con excepción en algunos estados del norte y del centro del país, que aclaró, son “realmente excepcionales”, pues se ha comprobado que las denuncias falsas se volvieron sistemáticas.

“Por desgracia muchas denuncias interpuestas por ciudadanos o por partidos o por gente vinculada con los partidos, estamos descubriendo que muchas son acusaciones sin sustancia, es decir, que no hay seriedad al presentar las denuncias y eso crea un grave problema de tipo logístico porque tenemos que investigarlo todo t entonces, muchas veces investigamos gracias al apoyo de la policía y nos encontramos en los hechos en que estaban sustentadas las denuncias que son inciertos, carecen de sustancia”.

Explicó que los casos más comunes en estas denuncias, es señalarles lugares específicos en donde se guardan despensas o paquetes con dádivas para entregar a cambio de votos. Los agentes realizan las investigaciones, las autorizaciones correspondientes para indagar en el lugar y finalmente resultan ser meros inventos.

“Y al final resulta que no hay ni paquetes ni centros de acopio, que todo era una invención. Imagínate todo el tiempo perdido en estas diligencias”.

El fiscal no dudó en manifestar su preocupación por estas prácticas y adelantó que una vez que concluya el proceso electoral promoverá que se revise la norma para que así como los delitos electorales se volvieron graves, las denuncias falsas por parte de partidos, actores políticos o ciudadanos también tengan un castigo ejemplar.

“Sí es muy grave y creo que con el tiempo habrá que modificar la ley para que aquellos que hagan este tipo de denuncias anónimas o con nombre y apellido sean castigados, porque entorpecen mucho la labor de la Fiscalía. Más que un juego es un intento de desviar la atención de la Fiscalía hacia asuntos que no tienen sustancia y eso entorpece mucho nuestro trabajo”.

Algunas denuncias que también se han declarado improcedentes corresponden a competencias locales que salen del ámbito federal, por lo que la FEDE se ha declarado incompetente para revisarlas y las remite a las instancias estatales correspondientes.

Analizan 400 denuncias

El fiscal electoral José Agustín Ortiz Pinchetti también dio a conocer en MILENIOque están en curso alrededor de 400 investigaciones por acusaciones de intento de compra del voto a cambio de la entrega de programas sociales, así como de ciudadanos que han denunciado que les retienen sus credenciales para votar.

“Hemos encontrado que las denuncias hay alteración de registro de electores, hay gente que recoge credenciales para votar, algunos relacionados con programas sociales, compra o coacción del voto, eso en las denuncias ya hora vamos a ver si después de la investigación estas denuncias resultan funcionales.“Todo está investigándose, por eso es una pérdida de energía y de recursos el atender a las denuncias que no tienen sustancia, eso nos está preocupando muchísimo”.

Detalló que en estos momentos cuentan con 62 agentes de la FEDE en todo el país, dos por cada entidad federativa más dos auxiliares de apoyo en cada una. Además, a un mes de las campañas, se reforzarán algunos estados con dos agentes adicionales en donde se detecten alertas de incremento en las denuncias por delitos electorales.

Agregó que tienen el respaldo de la Subprocuraduría de Control Regional de Procesos y Amparo con sus 189 unidades, además de la Coordinación de Métodos de investigación que han aportado cuatro mil 293 policías federales ministeriales y mil 689 personas periciales.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir