Estados Unidos restauró hoy las protecciones de salud de las personas homosexuales y transgénero contra la discriminación sexual en la atención médica, revirtiendo de esta manera una política del ex presidente Donald Trump, la cual reducía sus derechos en situaciones de atención médica.

A través de un comunicado, el secretario del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés), Xavier Becerra, aseguró que la posición del actual gobierno de Joe Biden es que todas las personas, incluyendo las de la comunidad LGTBQ, «deberían poder acceder a la atención médica, sin discriminación o interferencia».

«El miedo a la discriminación (en el sector sanitario) puede llevar a estas personas a renunciar a la atención médica, lo que puede tener graves consecuencias negativas para la salud», señaló Becerra.

La normativa impuesta por el gobierno de Trump dio marcha atrás a una interpretación de la Ley de Cuidado de Salud Asequible, conocida también como Obamacare, hecha por la administración de Barack Obama.

Esa interpretación aclaraba, entre otras cosas, que la prohibición de no discriminar por sexo contenida en la legislación incluía a los pacientes transgénero, lo que suponía que en general las aseguradoras no podían rechazar la cobertura de tratamientos de cambio de sexo.

De hecho, el gobierno de Trump había definido «sexo» como el género asignado al nacer, excluyendo así a las personas transgénero del paraguas de protección de salud.

La acción del ex mandatario republicano significó entonces que fiscales generales de 23 estados demandaran a su gobierno para frenar esa norma.

Según el HHS, diferentes investigaciones han demostrado que por lo menos una cuarta parte de los pacientes LGBTQ que enfrentaron discriminación durante la era de Trump «pospusieron o evitaron recibir la atención médica necesaria por temor a una mayor discriminación».

En este sentido, la subsecretaria del departamento, Rachel Levine, insistió en que su misión es «mejorar la salud y el bienestar de todos los estadunidenses, sin importar su identidad de género u orientación sexual».

«Todas las personas necesitan acceso a servicios de atención médica para reparar un hueso roto, proteger la salud de su corazón y detectar el riesgo de cáncer», aclaró.

Este cambio es el último de los esfuerzos del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de reorientar la postura del gobierno federal sobre el cuidado de salud y el medio ambiente, entre otras áreas, lejos de las medidas conservadoras de la era de Trump.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir