El componente más importante del cuerpo humano es el agua, pues representa el mayor porcentaje de los músculos, casi la totalidad del cerebro, la sangre y gran parte de los huesos. Estas características convierten al líquido en uno de los requisitos principales para el buen funcionamiento del organismo y de la vida, en general.

El mito de que debemos tomar agua en cuanto salimos de la cama ha sido replicado desde hace muchos años y un gran porcentaje de personas lo ha adoptado como un hábito. Sin embargo, hay cosas que deben tomarse en cuenta, como la cantidad de agua que se ingiere o algunas recomendaciones respecto a la distribución del líquido a lo largo del día. Si aún no te convences de lo bien que esta pequeña acción puede hacerle a tu cuerpo, esto es para ti.

¿Cuáles son los beneficios?

  • El agua en ayunas permite la eliminación de toxinas, lo que activa el metabolismo y reduce la posibilidad de padecer alguna enfermedad. Además, contribuye a la eliminación de desechos para reparar las células y limpiar el organismo.
  • Reduce los efectos producidos por sustancias nocivas como el alcohol y el tabaco, pero también de aquellos a los que nos exponemos cotidianamente, como la contaminación y la comida chatarra.
  • Contribuye a mantener la elasticidad en la piel, lo que se refleja en la prevención o disminución de arrugas en el rostro.
  • Es fundamental para bajar de peso, pues la hidratación está relacionada con la quema de calorías. Además, disminuye la sensación de hambre.
  • Hidrata a los órganos para que estos funcionen bien.
  • Ayuda a eliminar la sensación de sueño y cansancio. Tomar agua hace que el cerebro funcione correctamente y permite que las células reciban sangre oxigenada.
  • Apoya al buen tránsito intestinal, por lo que combate y previene el estreñimiento.

Empieza a consumir agua en ayunas

Beber pequeñas cantidades o añadir un poco de jugo de limón para añadirle sabor al agua son algunas de las recomendaciones que puedes implementar para comenzar con este hábito que tanto bien le hace a tu cuerpo. No olvides realizar un consumo moderado, pues el exceso de agua en el cuerpo también puede implicar repercusiones para la salud.

 

Compartir