La Unidad de Fiscalización del Instituto Nacional Electoral (INE) pretende proponer al Consejo General retirarle el registro a la candidata de Morena por la gubernatura de San Luis Potosí, Mónica Rangel.

MILENIO reveló el 27 de abril que la candidatura de Rangel estaba en riesgo, pues igual que Félix Salgado Macedonio en Guerrero y Raúl Morón en Michoacán, desde el 26 de febrero se ordenó un proceso oficioso por las omisiones en la entrega de informes de ingresos y gastos durante la campaña.

Los procesos oficiosos ordenados correspondieron a las precandidaturas de Morena para las de Guerrero, Michoacán, Colima, Nuevo León, Sonora y San Luis Potosí.

En las primeras dos se documentaron fallas graves evidentes, pues los propios precandidatos publicaron sus actos proselitistas y en los otros tres se aplicaron multas económicas.

San Luis Potosí era el único caso pendiente, pues las precandidatas Paloma Rachel Aguilar Correa, María del Consuelo Jonguitud Munguía, Luz María Lastras Martínez y Mónica Rangel, tenían omisiones y ninguna reconocía haber realizado los actos de precampaña.

Sin embargo, luego de más de dos meses, la Unidad Técnica de Fiscalización comprobó que todas ejercieron gastos que omitieron reportar y en los que además, no está claro el origen de esos recursos invertidos.

El acuerdo que se someterá a Consejo General ordena la pérdida de registro para las cuatro implicadas que en el caso de Mónica Rangel sería dejar sin efecto su candidatura.

Además se da un plazo de 48 horas para que Morena registre a una sustituta y pueda continuar en campaña.

El 27 de abril, que MILENIO reveló este riesgo, Mónica Rangel escribió en Twitter que era falso, pues “no existe peligro para mi candidatura, he sido respetuosa del marco jurídico. Las y los potosinos me eligieron para representar a @PartidoMorenaMx en San Luis Potosí, el único proyecto de cambio verdadero. ¡Este 6 de junio vamos a ganar!”.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir