Estados Unidos se ha marcado un nuevo objetivo de vacunación, llegar a su fiesta del 4 de julio con 160 millones de personas inmunizadas −casi la mitad de la población− y 70  por ciento con una dosis, mientras toma medidas para convencer a los escépticos y para que la vacuna llegue a las zonas rurales.

El presidente Joe Biden anunció este martes estos nuevos objetivos y prometió que vacunarse será a partir de ahora “más fácil que nunca”, además de insistir en desvincular la campaña de inmunización de la política.

Vacunarse “no es demócrata ni republicano”, y es “la ciencia” la que sustenta esta recomendación, subrayó Biden.

La demanda de vacunas ha disminuido notablemente a nivel nacional y algunos estados no han ordenado más de la mitad de las dosis que tienen disponibles.

Con el objetivo de facilitar la obtención de la vacuna, Biden hizo un llamado a los estados para que pongan las vacunas a disposición de los usuarios sin necesidad de una cita previa y el mandatario también ordenará a muchas farmacias que hagan lo mismo.

Por primera vez, su gobierno también trasladará las dosis de los estados con menos demanda a las zonas en las que hay un mayor interés.

El objetivo de Biden equivale a administrar al menos la primera dosis a unos 181 millones de adultos y ambas dosis a 160 millones.

Hasta el momento, más del 56 por ciento de los adultos estadunidenses han recibido por lo menos una dosis de la vacuna contra el covid-19.

Actualmente, EU administra la primera dosis a un ritmo de unas 965 mil al día, la mitad que hace tres semanas, pero casi el doble de lo necesario para alcanzar la meta de Biden.

Biden señaló que el gobierno se enfocaría en tres áreas mientras intenta acelerar el ritmo de la campaña de vacunación; primero, los adultos que necesiten más labores de convencimiento para recibir la vacuna; segundo, aquellos que han tenido problemas o no tienen prisa en ser inoculados y tercero, adolescentes de 12 a 15 años, una vez que las autoridades aprueben la vacunación para ese grupo de edad.

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

 

Compartir