TÜV Rheinland de México, empresa especializada en servicios independientes de inspección, prueba y certificación, informó que no certificó la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México en 2012 y nunca otorgó un certificado de seguridad, aunado a la que la empresa no tiene injerencia en lo relacionado a la construcción u obra civil.

Después del accidente registrado ayer en la Línea 12 del Metro, en las cercanías de la estación Olivo provocado por el desplome de una ballena, la empresa detalló que sus actividades no estuvieron relacionadas con la infraestructura del tramo elevado ni con la resistencia estructural de la construcción existente.

“Las actividades que competen a nuestra compañía son exclusivamente relacionadas con la parte electromecánica para vigilar que ésta cumpla con la normatividad internacional, de tal suerte que nuestra actividad nunca tiene relación, injerencia u observancia con lo relacionado a la construcción u obra civil.

A finales de 2014 TÜV Rheinland realizó por primera vez una inspección de la rehabilitación del viaducto de la Línea 12 para las medidas de mitigación del riesgo de descarrilamiento, informó la empresa en un comunicado. No obstante, detalló que una línea ferroviaria se evalúa en su totalidad para poder llegar a una posible certificación y este no fue el caso de su participación.

La supervisión de la empresa estuvo relacionada con las medidas de mejora para remediar los problemas técnicos de la ingeniería de sistemas, en la interfaz entre el material rodante y la tecnología de las vías y completó los servicios en mayo de 2016, precisó.

“TÜV Rheinland no participará en ninguna evaluación pericial del trágico accidente del 3 de mayo de 2021, ya que TUV Rheinland no es una autoridad competente en materia de obras civiles”, dio a conocer.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir