Meses después de ser vetado de varias redes sociales como Facebook y Twitterpor hacer declaraciones sobre lo que llamó fraude electoral, el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump, lanzó su propia plataforma de comunicación para estar en contacto directo con sus simpatizantes.

Con el nombre de «Desde el escritorio de Donald J. Trump», la plataforma se parece mucho a Twitter, el cual, junto con Facebook, prohibió a Trump publicar mensajes luego de los disturbios del 6 de enero en el Capitolio que el entonces presidente fue acusado de incitar.

Por el momento, el sitio contiene lo que parecen ser publicaciones archivadas con fecha del 24 de marzo. La más reciente, de hoy, es un video que condena a Twitter por silenciar la voz de Donald Trump.

La plataforma incluye botones para dar like o para compartir sus contenidos en Facebook y Twitter. Los simpatizantes también pueden apretar un botón para activar las notificaciones cuando Donald Trump envíe un mensaje.

Facebook y Twitter fueron dos importantes vehículos para Donald Trump en los ciclos electorales de 2016 y 2020. Desde que entró en vigor su prohibición en las redes sociales, la forma de Trump para comunicarse con simpatizantes y periodistas por igual ha estado limitada a enviar boletines de prensa por correo electrónico.

La Junta de Supervisión de Facebook determinará el miércoles si mantiene o levanta la prohibición a Trump.

Después de la derrota de Trump por parte del actual presidente Joe Biden en la elección de 2020, ha habido especulaciones sobre si el republicano anunciará una campaña presidencial en 2024 o cuándo lo hará.

«La respuesta es que estoy absolutamente entusiasmado. Espero hacer un anuncio en el momento correcto» , dijo Trump sobre una posible tercera candidatura para la Casa Blanca en una entrevista transmitida hoy en «Candace» , el programa de entrevistas de la republicana Candace Owens.

«Como saben, es muy pronto. Pero creo que la gente va a estar muy, pero muy feliz cuando haga un cierto anuncio» , dijo Trump a Owens.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir