A pesar de la pandemia, en su día, los albañiles no podían dejar de encomendarse y celebrar a la Santa Cruz, sobre todo para que el “trabajo no se acabe y también para que tengamos salud”.

José Dolores Téllez Contreras salió de la obra en donde trabaja y encaminó sus pasos a la Catedral metropolitana para bendecir la cruz, luego regresó y, junto con sus compañeros de oficio, la colocó en un lugar visible.

Ella, dijo, nos garantiza nuestra protección en un trabajo que tiene sus riesgos.

“Ha sido difícil la situación durante esta época, el trabajo bajó mucho, pero algo ha habido, y sobre todo, no nos hemos contagiado de covid, tratamos de cuidarnos al máximo”, afirmó.

“Sobre todo pedimos que el trabajo no acabe y que tengamos salud, porque el coronavirus está muy gacho y muchas personas están muriendo”.

 

 



 

Compartir