Un niño y su madre fueron privados de la libertad en el campamento migrante instalado en las inmediaciones del cruce fronterizo El Chaparral, acusó José Luis Pérez Canchola, director de Atención al Migrante en el ayuntamiento de Tijuana, quien añadió que se exigió un rescate.

“Si hay secuestro, una mujer veracruzana y su hijo”, declaró durante una conferencia de prensa en donde organismos promigrantes denunciaron a Pueblos Sin Fronteras por engañar a personas para movilizarse a la frontera.

El funcionario precisó hay gente que se infiltra en el campamento para descubrir quiénes tienen familiares en el vecinos país y pedirles un rescate.

Detalló que como autoridad local no pueden intervenir más allá de sus facultades, por lo que pidió a la autoridad federal su intervención.

Por su parte, el presidente de Alianza Migrante de Tijuana, Sergio Tamai, denunció que activistas de la organización Pueblos Sin Fronteras motivaron a los centroamericanos a permanecer en El Chaparral y protestar usando mujeres y niños.

“Inclusive por eso rompimos con ellos, por eso, ahorita parece que es la misma historia, otra vez enfrentamiento, niños por enfrente, haciéndolos víctimas”, expresó.

Por eso exigieron al gobierno federal atender la situación para evitar mayores problemas en ese campamento en donde viven ya más de 2 mil personas.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir