Durante marzo, las remesas a México llegaron a un nuevo máximo al alcanzar 4 mil 152 millones de dólares, superando el anterior récord de 4 mil 045 millones en marzo de 2020, cuando crecieron 35.1 por ciento, de igual forma, en el tercer mes del año se realizaron 637 mil expulsiones de migrantes por Título 42 del Código Civil de Estados Unido, de los cuales 408 mil, es decir el 64 por ciento eran de nacionalidad mexicana, indicó BBVA México.

En su reporte de remesas, el área de análisis del Banco indicó que considerando las acciones migratorias de aprehensiones, inadmisiones y expulsiones en Estados Unidos, en marzo de 2021 fueron detenidos 62 mil migrantes de origen mexicano, su mayor nivel en un sólo mes posiblemente desde el término de la pasada recesión financiera mundial.

Desde marzo de 2020, por decreto del entonces presidente Donald Trump, Estados Unidos realiza expulsiones inmediatas de migrantes por interés de salud pública, bajo el Título 42 del Código Civil de ese país, con la justificación de evitar contagios de covid-19.

En términos prácticos, esta disposición permite que las autoridades migratorias puedan retornar a México a todo aquel migrante sin importar su ciudadanía que ingrese a territorio estadounidense de forma no documentada.

Esto ha cambiado drásticamente el actuar de las autoridades migratorias en ese país. En los últimos 13 meses, de marzo de 2020 a marzo de 2021, 77 por ciento de las detenciones de migrantes terminaron en una expulsión inmediataprincipalmente a la frontera con México en nombre de la salud pública. En este periodo se realizaron 637 mil expulsiones de migrantes no documentados de Estados Unidos por Título 42.

Pero más allá de esto, BBVA explicó que ante la caída de la mayoría de los sectores productivos del país, las remesas que envían los migrantes mexicanos al país mostraron fortaleza en los meses más complicados de la pandemia de covid-19 durante 2020, aumentando su flujo en 11.4 por ciento y contabilizando un ingreso de 40 mil 607 millones de dólares, superando las estimaciones que se tenían a principios de ese año y dándole dinamismo al consumo del país.

Datos recientes del Censo de Población y Vivienda 2020 indican que 5 de cada 100 hogares en México reciben recursos provenientes de personas del extranjero, es decir, casi 1.8 millones de hogares. Se estima que más de la mitad de los hogares receptores de remesas se ubican en localidades de menos de 15 mil habitantes, es decir, en zonas rurales y semiurbanas.

De acuerdo con la Encuesta sobre Migración en la Frontera Norte de México (EMIF Norte), gran parte de las remesas se usan para comida y vestido, seguido en segundo lugar por gastos en salud, y posteriormente por otros usos como adquisición o mejora de vivienda y educación. Es decir, las remesas se destinan principalmente para gasto corriente.

Mientras que, datos del Anuario de Migración y Remesas 2020 indican que en una tercera parte de los hogares que reciben remesas, estos ingresos cubren por completo o más de su gasto en alimentación, y en 47 por ciento de los hogares, las remesas cubren menos del 50 por ciento del gasto en alimentación, por lo que deben complementarlo con otros ingresos.

BBVA agregó que la relativa rápida recuperación de la economía de Estados Unidos, país donde residen gran parte de los migrantes mexicanos, y los fuertes estímulos fiscales y de apoyo a través de transferencias monetarias directas a las familias, contribuyen a que se mantengan las condiciones para que las remesas a México continúen creciendo en 2021. De mantenerse las condiciones actuales de recuperación en la economía estadounidense, se estima que las remesas a México para 2021 podrían crecer 7 por ciento y ubicarse en un monto cercano a los 43 mil 450 millones de dólares.

 

Esta nota originalmente se publicó en Milenio

Compartir