México es un mercado en el que convergen muchos tipos de productos. Tenemos desde propuestas sumamente económicas fabricadas para países en desarrollo, hasta grandes buques insignia que veríamos sin problemas en las urbes más adineradas y primermundistas del planeta.

No obstante, una constante que hemos notado en nuestro país es la tendencia a las camionetas “coupé”. Esta corriente de diseño casi siempre toma como base un producto existente y modifica la parte trasera para darle un aire más deportivo al vehículo.

Amado u odiado, el diseño de las SUVs coupé ha dado mucho de qué hablar los últimos años y Volkswagen no quería quedarse fuera de la fiesta. Su solución fue tomar la Teramont, despedirse de la tercera fila de asientos, alargar el pilar C y renombrarla como “Cross Sport”. No obstante, los cambios no paran ahí.

Con presencia por donde la veas

Un vehículo de estas dimensiones no es común de ver en las calles de la Ciudad de México. Si a esto le sumamos el retoque de la carrocería, se vuelve en un imán de miradas por donde sea que pases.

Esto es, en gran parte, a la filosofía que siguió VW para el producto: el estilo americano. Si bien mantiene su ADN europeo, no podemos negar que es una camioneta lista para competir contra los grandes de Detroit en su propio país.

Un frente grande y cuadrado, laterales con líneas definidas cruzan de extremo a extremo, cuerpos de iluminación con líneas angulares, rines de gran tamaño y mucho cromo por donde lo veas. Teramont Cross Sport es una camioneta que mezcla a la perfección la agresividad del diseño norteamericano con el refinamiento de los europeos.


Interior conocido

Fieles a los principios de Volkswagen, la Teramont Cross Sport es como un guante; podría venir sin instrucciones y aún así sabrías a la perfección como usarlo. Desde el momento que abrimos la puerta, nos sentimos en un ambiente más conocido.

Si estás familiarizado con productos de la casa alemana, te darás cuenta que, incluso en su camioneta más lujosa disponible en el país, mantienen el mismo control de perilla a la izquierda del volante para el cuerpo de iluminación. Otro caso similar es el uso del clúster digital que encontramos en productos como Tiguan, Jetta o la propia Teramont.

Algunos de los elementos distintivos son el uso de un volante más moderno, y paneles de las puertas con un bordado “deportivo”. De ahí en fuera, se mantiene el resto de aditamentos que encontramos en la versión convencional de la camioneta.

Eso sí, para darle paso al look más agresivo con la caída coupé, se despide de la tercera fila de asientos, pero esto incrementa considerablemente el área de carga para poder llevar lo que sea que imaginemos.

Como era de esperarse en un vehículo de esta categoría, el sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil cuenta con Apple Carplay y Android Autoinalámbricos, así como un buen número de puertos USB en el habitáculo.

Se agradecería que los controles del aire acondicionado fueran digitales, o que la calidad de los plásticos bajos en el habitáculo fueran mejores, pero se perdona si recordamos que estamos a bordo de un Volkswagen y no de un Audi, la familia de lujo de la casa alemana.

No tan explosiva como parecería

Que no te engañe el gran tamaño y proporciones agresivas, la Teramont no es tan radical como podría parecer. Si bien bajo el cofre tenemos un motor V6 de 3.6 litros con 24 válvulas de 278 caballos de fuerza y caja automática de ocho velocidades, su comportamiento no es tan agresivo como sugeriría el diseño de la carrocería.

Esto se debe, en gran parte, al peso de la unidad. Con 2.5 toneladas por mover, se agradecería rebasar la barrera de los 300 caballos de fuerza para que tenga coherencia el “Sport” usado en el nombre con el producto en general.

Esto no quiere decir que sea un mal producto, y en realidad se percibe con un manejo refinado y suave, pero no es la filosofía que debería de seguir si VW quiere colocar a esta camioneta como una opción “deportiva” en su gama.

Hay que mencionar que el uso del sistema de tracción integral 4Motion es adecuado y nos da agilidad en las curvas, pero esto merma ligeramente los consumos de combustible, que nos arrojaron en promedio 8 km/l.

Seguridad en el camino

La NHTSA le otorgó 5 estrellas de seguridad en sus pruebas, lo que habla bien del producto. Para lograr esto, VW equipó a la Cross Sport con elementos como frenado autónomo de emergencia, alerta de tráfico cruzado, monitoreo de punto ciego, asistente de mantenimiento de carril, control crucero adaptativo y más asistentes que ayudan al conductor a sentirse seguro en el camino.

 

Esta nota originalmente se publicó en El Universal

 

Compartir